Alimentos ecológicos

12-02-2002

Alimentos ecológicos

Los productos ecológicos son uno de los nuevos grupos de alimentos que están introduciéndose con gran fuerza en el sector alimentario. Tomates extraordinariamente sabrosos pero con pobre aspecto, carne de vacuno de color y sabor fuera de lo común pero que se conserva poco tiempo en la nevera, son algunos de los ejemplos de alimentos ecológicos que últimamente encontramos en el mercado alimenticio, pero de los que el consumidor habitual carece de información; sin embargo, el alimento ecológico tiene una implantación favorable en el mercado por la sensibilización del público hacia la calidad de los productos.

Los productos agroalimentarios ecológicos son aquellos obtenidos de una agricultura o ganadería basada en el respeto al medio ambiente, al bienestar animal y al mantenimiento o incremento de la productividad del suelo y su estructura mediante la utilización de técnicas (tanto tradicionales como actuales) respetuosas con el entorno y que prescinden del uso de productos químicos de síntesis, apoyándose en otras tales como el control biológico de plagas, las asociaciones y rotaciones de los cultivos, el cultivo de abonos verdes, el aumento de la biodiversidad mediante la utilización de setos y permanencia de malezas, etc.

La aplicación de estas técnicas tiene como objetivo principal producir alimentos de calidad nutritiva, sanitaria y organoléptica óptima, libres de cualquier tipo de residuo químico. Además, se busca frenar el avance de la desertificación mediante la fertilización de la tierra, preservar la vida rural y la cultura campesina, evitar las formas de contaminación que puedan resultar de las técnicas agrarias e interrelacionar alimentos con medicina y salud, por el incremento en el producto ecológico de agentes beneficiosos para nuestro organismo (potasio, calcio, hierro).

Sin embargo, no todo van a ser bondades en este tipo de productos. Los alimentos ecológicos presentan una serie de inconvenientes más propios de la situación del mercado alimentario que del producto en sí. El más importante de ellos de cara al consumidor es su elevado precio en comparación con los habituales. Así, podemos encontrar que alimentos tan básicos como la leche, aceite de oliva, café, cereales, etc. procedentes de la agricultura ecológica presentan un coste que duplica e incluso triplica al de aquellos que normalmente consumimos elaborados mediante la agricultura tradicional.

Una de las razones que justifica este elevado coste es la necesidad de buscar alternativas al uso de productos químicos como fertilizantes y plaguicidas, lo que supone el uso de más maquinaria y mano de obra. Por otra parte, el hecho de que sean productos poco conocidos por el consumidor se traduce en una baja demanda, lo que conlleva que la producción sea baja, aumentando los costes de reparto y transporte.

Otro de los problemas que presentan estos alimentos es su peor apariencia en relación con los productos convencionales. Es cierto que la gran mayoría de estos productos presentan algunas características organolépticas, principalmente sabor y aroma, mejores que las de los productos tradicionales.

Sin embargo, el empleo, como hemos indicado anteriormente, de técnicas que excluyen la utilización de productos químicos de síntesis provoca que la mayoría de los alimentos ecológicos no tengan la buena imagen de otros productos, lo que, en muchas ocasiones, da lugar a rechazo por parte del consumidor.

Por otra parte, el consumidor se encuentra ante la dificultad de encontrar este tipo de productos en el mercado ya que no se pueden encontrar en cualquier tipo de establecimiento. Normalmente los alimentos ecológicos tienen su ubicación en tiendas de alimentación alternativa, cooperativas de consumidores, y en determinadas secciones de grandes superficies comerciales.

Si a estos inconvenientes sumamos el gran desconocimiento que existe por parte de la población de la existencia de estos productos, podemos encontrar las causas de la difícil implantación en el mercado de los alimentos ecológicos. Así, a pesar de que España ocupa uno los primeros puestos en la Unión Europea en cuanto a la producción de estos alimentos, solamente el 1% de ellos se destina al consumo, exportándose entre el 85-90% de la producción a Europa y Estados Unidos.

Debido a todo lo expuesto podemos afirmar que los alimentos ecológicos presentan algunas ventajas frente a los tradicionales, pero que no debemos caer en errores sino que debemos basarnos en realidades y no en mitos, en propiedades demostradas científicamente y no en técnicas de marketing, en una aplicación de la legislación vigente y no en etiquetados engañosos. Hace falta investigar sus propiedades nutritivas y saludables ya que son muchos los sectores implicados con intereses económicos, gubernamentales, etc. que pueden desvirtuar la realidad.

Actualmente, un grupo de investigación de la Universidad Católica San Antonio de Murcia se encuentra realizando un novedoso trabajo de investigación acerca de vinos ecológicos de nuestra Región ya que, a pesar de que existen muchas iniciativas individuales y personales dirigidas a estudiar diferentes técnicas interesantes a incorporar en una propuesta de agricultura ecológica, no hay muchas instituciones dedicadas exclusivamente a un tipo de investigación sobre productos ecológicos.

Pero, ¿quién controla estos productos? La Unión Europea prevé dos sistemas de control de los productos obtenidos a partir de la agricultura ecológica. Este control se realiza bien por autoridades de control públicas o bien por organismos privados, autorizados y supervisados por la autoridad competente.

En España, el control de la producción agraria ecológica se ejerce a través de Consejos o Comités de Agricultura Ecológica territoriales, que son organismos dependientes de las Consejerías o Departamentos de Agricultura de las Comunidades Autónomas, o directamente por Direcciones Generales adscritas a las mismas.

Estos órganos se encargan de aplicar este control en las distintas fases de producción, transformación, envasado, comercialización e importación de países terceros, de los productos agroalimentarios ecológicos. En nuestra Comunidad Autónoma estas funciones las ejerce el Consejo de Agricultura Ecológica de la Región de Murcia.

Dentro de sus competencias podemos destacar la aplicación del Sistema de Control establecido en el Reglamento CEE 2092/91, la difusión del conocimiento y aplicación de los sistemas de producción ecológica, formulación de orientaciones y propuestas de actuación en materia de agricultura, ganadería y elaboración de producción ecológica, resolución de conformidades o disconformidades con el régimen de control de los operadores de productos ecológicos, etc.

La Región de Murcia reúne condiciones para el desarrollo de este tipo de agricultura por su favorable climatología y por la existencia de sistemas extensivos de producción que se aplican en un gran número de cultivos.

Esto se refleja en el hecho de que en el periodo transcurrido entre 1996 y la actualidad se haya multiplicado por diez el número de operadores de agricultura ecológica. Además, en este mismo periodo la superficie agrícola sometida a control por parte del Consejo regulador ha pasado de 284 hectáreas en 1996 a más de 17.000 actualmente. Entre los tipos de cultivos ecológicos más importantes en nuestra Comunidad Autónoma destacan los frutos secos, viñedos, cereales, hortalizas, olivares, etc.

José M. López Nicolás es
Director de la Escuela de Nutrición Humana y
Dietética de la UCAM


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Heredad Candela Petit Verdot 2004
Heredad Candela Petit Verdot 2004

Bodegas Señorío de Barahonda . Fax: 968 792 351 www.barahonda.com

(+) Más catas de vinos.