Restaurante El Sol

11-02-2002

Restaurante El Sol

Contemporaneidad es sinónimo de existencia simultánea con otra persona o cosa, y en la materia que nos ocupa, de convivencia entre la cocina tradicional y la presente. Esta simbiosis ha empezado a manifestarse en El Sol, celebrado restaurante de Cehegín que desde su inauguración en 1940 ha honrado la cocina popular.

Lo abrieron en la vieja plaza Mayor dos hermanastros, Francisco Abril y Pedro Llorente, y le pusieron por nombre El gato negro, hasta que los mismos parroquianos lo llamaron El Sol porque sus primeros rayos hacían más tibia la estancia. Cinco años después se trasladaron al actual emplazamiento, en la calle Mayor, y el bar donde despachaban morcillas y torraos se convirtió en una casa de comidas muy estimada, no sólo en Cehegín, sino en toda la geografía regional.

Jubilados los hermanastros, El Sol cerró sus puertas durante tres años, hasta que en junio de 1988, Paco Molina y María José Llorente, hijos de uno de los fundadores, lo abrieron de nuevo con un espíritu de trabajo y superación encomiable, mejorando la estructura y la estética del local, elaborando nuevos platos.

En las paredes amarillas, sobre el zócalo de ladrillo visto, hay una colección de fotografías que devuelve el latido de aquel Cehegín de los años cuarenta, cuando se inauguró El gato negro: el mercado de ganado, el hotelito de Alfaro, Manolete, Pepín Martín Vázquez y Domingo en el portón de cuadrillas, el cine de verano, La Toneja, vendedora de verduras, el rezo del Angelus en plena calle, y el recuerdo de Jesús Fernández El Pavo, y sus muchachos, célebre orquestina de la localidad.

Síntoma de buena cocina son las sensaciones olfativas, y aquí se detecta, apenas te acodas a la barra, el tufillo de lo que se cuece en los fogones. También las texturas llaman la atención del comensal. A saber: la masa de las empanadillas (harina, cerveza, agua mineral con gas, brandy, un poco de vinagre, aceite frío, bicarbonato), crujiente y esponjosa, con sabor y color, trabajada a mano, virtudes olvidadas por la comodidad y la voracidad de la industria alimenticia.

La carne mechada es otra creación, como el salpicón de huevas de merluza, con el punto justo de vinagre, o la singular ensaladilla nórdica, a base de salmón, pulpo y bocas de mar. La carta, bien estructurada, ofrece entradas frías y calientes, platos ancestrales e imaginativos, carnes, pescados y una veintena de postres muy cuidados.

Aquí convive el entremés de la casa con el medallón de hígado de oca o pato, las lentejas de antaño y el solomillo de ternera con frutas del bosque, la sopa de picadillo de pollo y la merluza al vapor con puré de puerros, la enrinica de verduras a la plancha y las delicias de manitas de cerdo.

La carta de postres incluye un original café frito, susceptible de combinar con leche frita, bavarois dos chocolates y bombón relleno al gusto. La terraza regala una vistas impagables.

RESTAURANTE EL SOL
Dirección: Calle Mayor, 17. Cehegín (Murcia).
Tfno.: 968 74 00 64
No cierra, salvo 15 días de julio y de noviembre.
Precio: 3.000/5.000 pesetas.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Heredad Candela Petit Verdot 2004
Heredad Candela Petit Verdot 2004

Bodegas Señorío de Barahonda . Fax: 968 792 351 www.barahonda.com

(+) Más catas de vinos.