Gato por liebre. No compre

11-02-2001

Gato por liebre. No compre

El número de operaciones comerciales se multiplica durante la Navidad. En torno a estas fiestas, los ciudadanos compran más cantidad y variedad de productos que durante el resto del año. Los consumidores adquieren de casi todo, necesario o no, desde lotería hasta elementos decorativos, alimentos suculentos, aparatos sofisticados, ropa de gala o regalos.

Estas circunstancias, unidas al boato del que se han rodeado estas fechas y el escaso periodo de tiempo en el que se gasta el dinero, generan el caldo de cultivo ideal para que al comprador le den gato por liebre. Los casos más llamativos de este tipo de fraude se producen en alimentación, aunque, según aseguran desde los diferentes organismos de Sanidad y Consumo, «cada día son menos frecuentes porque el consumidor está más informado, es más exigente y pide calidad», comenta José Gabriel Ruiz, director general de Consumo de Murcia.

Lo mismo que el gato por liebre que dio origen a la expresión popular tiene su origen en pillerías auténticas de tiempos de hambre, hoy existen otros engaños frutos del deseo de lucrarse de forma rápida y sin esfuerzo. El gato de otros tiempos podría sustituirse en el mercado actual por la perca del Nilo, los langostinos de la Mar Chica, los cogollos murcianos o el fletán.

«Estos fraudes casi pertenecen ya a la historia. Desde Consumo se ha trabajado mucho en el tema y durante un tiempo se siguió la pista de las facturas de los proveedores, en donde figuraba el producto adquirido, para meter mano al asunto. Hoy el consumidor ya sabe cuáles son las diferencias significativas de cada uno de los productos», comentan desde la Dirección General de Salud Pública.

Además, advierte Blas Marsilla, jefe de los servicios murcianos de Inspección Alimentaria, «es normal y está permitido por la ley que el fletán manipulado (congelado, ultracongelado o en conserva) se venda bajo el nombre genérico de lenguado; siempre que sean de la misma familia, en este caso pleuronéctidos, y tengan las mismas propiedades. Así lo establece la actual normativa de conserva y un Real Decreto de etiquetado de los productos manipulados y de la conserva».

Esta falta de concrección, que puede dar origen a la paradoja del fraude legal a los consumidores, está motivada por el Real Decreto de Normalización y tipificación de los productos de la pesca, de la acuicultura y del marisqueo congelados y ultracongelados, de ámbito europeo y que entró en vigor el 1 de enero pasado. Ésta permite que productos manipulados se comercialicen bajo un nombre común, aunque la especie no sea exactamente la misma. La legislación afecta así a denominaciones como calamar (aunque lo vendido sea choco o jibia), la gamba pelada, el langostino pelado y el lenguado (posiblemente, fletán).

Sólo la mejor información puede hacer, de esta forma, que los consumidores compren aquellos productos rebozados, precocinados o en conserva, pescados o mariscos que realmente desean. Y evitar riesgos ciertos: que se les dé, por ejemplo, cualquiera de las especies de la familia del calamar, como el choco, la pota, la sepia, la jibia..., como si se tratase del molusco mencionado.

¿Congelado o fresco?

La normativa también permite una de las prácticas antes consideradas fraudulentas, además de ser peligrosa para la salud. La ley vigente autoriza que los productos congelados sean descongelados por el comerciante, siempre que cuando se pongan a la venta se especifique esta circunstancia en un cartel informativo. «Antes era común que se vendiese marisco y pescado congelado por fresco, porque no estaba permitido, lo que suponía un riesgo para la salud, además de un incremento en el precio», cometa Marsilla. Una vez rota la cadena de frío, el alimento no se puede volver a congelar. Al no saberlo, el consumidor se exponía a volverlo a congelar y consumir un producto en malas condiciones, además del exceso de precio.

«Actualmente el control de esta cuestión se hace de forma rutinaria entre los minoristas y por norma general lo indican en los carteles», aseveran desde Salud Pública. Los compradores están expuestos a otros engaños más sutiles como los referentes a productos con denominación de origen. Así, es materialmente imposible que los arrozales de Calasparra puedan surtir a todo el mundo, en las cantidades en que se encuentran a la venta; o que la mejana (huerta junto al Ebro) de Tudela produzca tantos cogollos; o que los langostinos del Mar Menor, abunden tanto; o que haya tanta leche en Burgos como para inundar el mercado con sus quesos.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

VIÑA BETOLA Blanco 2010
VIÑA BETOLA Blanco 2010

Bodegas PÍO DEL RAMO Ctra. Almansa, s/n 02652 Ontur (Albacete) Tf. y Fax 967 323 230 e-mail: info@piodelramo.com www.piodelramo.com

(+) Más catas de vinos.