Bocados de peregrino

14-10-2000

Bocados de peregrino

Durante cientos de años, a lo largo de toda la Edad Media, la peregrinación a Santiago fue como un río tranquilo que aportaba a su paso arte, cultura y también gastronomía. Los monjes del Císter cultivaron huertos en los que mejoraron frutos y hortalizas con su paciente labor, y restablecieron la cría de truchas en estanques, olvidada desde los tiempos de los romanos. Son famosas, por ejemplo, las cerezas de San Íñigo, que, según es tradición, regaban los monjes con agua caliente para lograr que maduraran para la fiesta del santo.

Sin embargo, la mayor parte de los peregrinos no gozaba de estos refinamientos. Eran romeros que vivían de la caridad, alojándose por parejas en hospitales, y pidiendo limosna a medida que iban haciendo camino.

Una reliquia de estos tiempos es el pan de gallofa, que se daba a los caminantes como limosna. Era éste un pan esponjoso, de mucho volumen y poco peso, que, según su etimología galli offa (bocado de galo) , se donaba a los mendicantes que venían de Francia. Hoy en día, una versión muy refinada se prepara en las pastelerías para hacer tostadas. Su porosidad le permite empaparse deliciosamente de leche y huevo.

También en Francia, en la región de Aubernia, se sigue preparando desde la Edad Media el aligot, un condumio que se ofrecía en los monasterios a los peregrinos. Este plato, elaborado a base de queso, ajo y miga de pan por los monjes, tenía bastante peso nutricional y era reconfortante. De ahí procede su nombre en latín, aliquid , que derivó en aliquot y, posteriormente, en aligot.

En el siglo XIX, la patata sustituyó al pan y se empezó a suavizar el plato con el añadido de leche o nata. El ajo es facultativo y, en las versiones más suaves, se elimina o se pone en el agua de cocción de las patatas, con el fin de que aporte sólo una fracción de su aroma. Preparar el aligot es sencillo, pero hay que hacerlo en el último momento y requiere un batido enérgico, sin pasarse.

La masa debe ser algo elástica, sin llegar a los extremos de algunos sitios, que lo sirven con tijeras para poderlo cortar. El queso que se suele emplear es el Cantal, aunque cualquier variedad que funda bien puede sustituirlo.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.
CRÁPULA 2008
CRÁPULA 2008

CRÁPULA VINOS Gabriel Martínez Valero Wine Manager Teléf. 662 380 985 968 781 855 e-mail: gmartinez@vinocrapula.com

(+) Más catas de vinos.