Canal Gastronomía > Restaurantes > Restaurantes en la Región de Murcia > Restaurante Chino, un chino para chinos

Restaurante Chino, un chino para chinos

Restaurante Chino, un chino para chinos

SERGIO GALLEGO.
En el cartel de la fachada solo se puede leer en español Restaurante Chino. El resto del mensaje está escrito en el complejo idioma de signos orientales y, según me indican los propietarios del local, significa Wen Zhou, que es el nombre de una ciudad situada al sur del país asiático.
Para ellos es más que suficiente, ya que este establecimiento se montó hace tres años con el único propósito de abastecer a la comunidad china de la cocina típica de su país, sin interés alguno en los clientes occidentales. Pero, ¡sorpresa! A partir del primer año, los propietarios del restaurante comenzaron a ver un incremento gradual de murcianos que acuden al original restaurante atraídos por el exotismo de una cocina auténtica. Sin occidentalización de ningún tipo.
Tanto es así que el restaurante no cierra hasta las dos de la madrugada, esperando que los chinos que cierran sus comercios a las doce de la noche se acerquen a comer algo que les resulte familiar.
En la mesa, un mantel de plástico y un cuenco con salsa de soja me reciben en el que posiblemente es uno de los salones más peculiares en los que he comido nunca. En este restaurante chino no hay dragones y cuadros de paisajes idílicos con cascadas iluminadas, sino que una nevera para la verdura colocada en plena sala muestra el poco cuidado que los propietarios ponen en la decoración. Juzguen ustedes mismos.
En cuanto a la comida, aunque normalmente no pongo muchos reparos en comer cualquier cosa por rara que sea, recuerdo muchos de los platos que comí cuando estuve en China y os puedo asegurar que, más que la ensalada de medusa, la lengua de cerdo, el tendón de ternera, la rana con salsa de soja o la pata de pato, lo que realmente recuerdo con estupor es el intenso sabor que dejaba el aceite que utilizaban los cocineros chinos para hacer casi todos sus platos. Aquí, en el Restaurante Chino no ocurre esto, por lo que imagino que el aceite lo cambiarán con más asiduidad.
Comienzo con una rica sopa Wantu, combinación de verduras chinas -recuerdan a las acelgas y a la cebolleta- que acompañan a unos raviolis de carne muy agradables. Como la experiencia de la sopa ha ido bien y siento que la emoción me embriaga por estar disfrutando de la comida, decido dar un paso más en mi aventura culinaria y probar unas cabezas de pato. Craso error. Partidas por la mitad, y con un punto picante, la huesuda testa de pato reseca deja poco margen para hincar el diente. Pincho un trocito de los sesos y poco más.
«Esto solo lo piden los chinos», me dice la camarera.
«No me extraña», respondo yo entre dientes.
Por similitud a nuestra cocina, el pastel de cerdo con puerros crujiente es el mejor plato de la tarde. Yo lo mojo con salsa de soja para aportarle un poco de sal, pero solo también está muy rico.
La ternera rebozada en coco y posteriormente frita la sirven cortada en finas láminas. La carne está tierna y jugosa, aunque no hay rastro de sabor del coco.
Unas conocidas empanadillas a la plancha, similares a las que encontramos en los japoneses, y un plato de albóndigas a base de tubérculos estofados con verduras continúan mi particular menú degustación. Las bolitas hechas a base de puré de algún primo lejano de la patata tienen una textura suave y la salsa de ternera que las cubre llega hirviendo a la mesa sobre lo que parece ser un plato de papel de aluminio casero. Mucha historia para un plato sin gracia.
Unos churros chinos agridulces a base de caramelo con una acidez muy rica y unos tallarines de arroz con brotes de soja, pimientos y zanahoria dan paso al postre. La pasta tiene una textura gomosa, pero el sabor es bastante reconocible.
De postre, unos raviolis rellenos de una crema de arroz caliente y líquida con sabor a sésamo negro y a coco -el mismo de la ternera que no sabía a nada- con un tacto parecido al Blandi Blub. Demasiado para mí.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

VIÑA BETOLA Blanco 2010
VIÑA BETOLA Blanco 2010

Bodegas PÍO DEL RAMO Ctra. Almansa, s/n 02652 Ontur (Albacete) Tf. y Fax 967 323 230 e-mail: info@piodelramo.com www.piodelramo.com

(+) Más catas de vinos.