Los pinchos de Andrea

Los pinchos de Andrea

SERGIO GALLEGO.
La idea de Juan Luis, propietario y sumiller de Los Pinchos de Andrea, es potenciar el local como un espacio para el vino y el queso. Aquí se hacen numerosas catas y cursos a lo largo del año, además de asesoramiento personalizado por parte de Juan Luis en cualquier aspecto del vino, pero es desde hace relativamente poco cuando además de buen vino, en Los Pinchos de Andrea también hay buen queso.
El nombre del local lo heredó del antiguo propietario, por lo que no debéis esperar encontraros con una taberna vasca ni un local de tapas.
Hay que recordar que Juan Luis fue presidente de los sumilleres de la Región de Murcia y reciente ganador del IV Concurso Internacional Copa Jerez junto al cocinero Cayetano Gómez, del restaurante Casablanca, por lo que sus recomendaciones en vinos y, especialmente en los de Jerez, deben de ser oídas con atención.
El local es más un bar que un restaurante al uso. Una buena barra y algunas mesas ideales para tomar el café con tostadas desde bien temprano y un poco más allá, separado por biombos, cuatro o cinco mesas de comedor. Ahora, con la ampliación a quesería, también hay un expositor de quesos en el que se pueden ver las treinta variedades de que dispone el local y tres pizarras gigantes informan de los precios del vino y del queso.
Antes de sentarme en la mesa, Juan Luis me pone unos trocitos de hueva con almendras y un oloroso seco de Jerez. La cosa pinta bien.
Para acompañar al Villapanés de Hidalgo, Juan Luis me prepara un plato de jamón pata negra. Está claro que el vino es lo primero, aunque el pan tostadito con el tomate rayado que acompaña al jamón entra de maravilla.
El segundo entrante está compuesto por unas setas con gambas salteadas. Todo es congelado y la salsa deja a los hongos con una textura viscosa y gomosa bastante desagradable. Lo peor no es la técnica de elaboración, sino que estamos en plena campaña de setas y, aunque no ha sido un buen año, no es muy complicado hacerse con unas cuantas. Nefasto.
Como plato principal me han preparado un cuarto de cordero al horno que acompaño con un Massuria del Bierzo. Aunque no me lo como entero, sí que doy buena cuenta de él. La carne está muy tierna y la piel crujiente, que es lo mínimo que se le espera a un asado, además de no tener un sabor a 'zamarro'. El truco es darle muchas horas de cocción a ciento cincuenta o ciento sesenta grados y, al final, subirle la temperatura para tostar la piel. Ideal para las fechas que se acercan.
Cremosos y azules
El final de la comida es una degustación de quesos. Me los sirven de tres en tres; primero tres curados, después tres cremosos y para terminar tres azules. Todos artesanos y deliciosos. Además, van acompañados por un amontillado de doce años que aguanta bien la potencia de los curados, un Tokaji de 2006 para los cremosos y un Oporto de 2005 para los azules. Ahí es nada.
El trozo de queso cuesta 1,5 euros y la copa de vino 3, por lo que Los Pinchos de Andrea es un lugar muy interesante para los amantes de estos dos elementos de nuestra gastronomía. En una ocasión, uno de los propietarios de Bodegas Arzuaga me explicó que el queso hace bueno al vino malo, y que por eso está el dicho «que no te la den con queso», pero yo creo que un buen queso con un vino apropiado es un gran regalo para los sentidos.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Las Reñas Monastrell Rosado 2002
Las Reñas Monastrell Rosado 2002

Bodegas del Rosario Avda. de la Libertad, s/n Bullas

(+) Más catas de vinos.