Casa Carmelina

Casa Carmelina

Casa Carmelina

L’arte della cucina italiana, se especifica en la tarjeta de presentación de este recién nacido restaurante, por nombre Casa Carmelina, que dignifica un producto tan popular como la pasta. Lo decía hace unas semanas Alfonso Ortega: «Es preciso dignificar la pasta, para que las nuevas generaciones descubran y aprecien su valor».

Aunque la tradición atribuye a Marco Polo su importación de China, desde tiempos remotos el hombre ha mezclado harinas de cereales con agua, dando lugar a una pasta que, una vez seca para su conservación, se guisaba con diversos procedimientos. Cocida, frita, asada, sola o rellena de alguna otra materia más nutritiva, todas las culturas la han consumido, y no está nada claro que sea patrimonio de los italianos, aunque sean sus principales divulgadores.

La estética de Casa Carmelína es una declaración de intenciones. Altos ventanales de madera con cristales biselados, esbeltas sillas tapizadas de otomán con dibujos de forja, manteles y cubres adamascados con motivos florales, en contraste con la estética vanguardista del bajoplato de acero y de la vajilla Ola, comercializada por Ferràn Adria.

Se trata de un restaurante italiano, no de una pizzería al uso, y sus platos revelan una línea de modernidad y cierta sofisticación que no interfieren en la cuidada elaboración y calidad de la materia prima. Estas virtudes se manifiestan en la estupenda crema de tomate con queso fundido (4 euros), las setas con champiñones al horno (8), la berenjena al horno (8) y un sensacional carpaccio de ternera (vitello tonnato: 11.50).

La pasta se hace presente en unos sutiles tagliatelle de salmón y bogavante, el plato estrella de la casa a tenor de las recomendaciones del jefe de sala, si bien, una de las virtudes de esta casa es su regularidad, y las otras dos recetas de pasta, aunque no siempre sea fresca (ravioli con calabaza y espinacas, y crespelle de espinacas y ricota) destacan por su equilibrio y cremosidad.

En el apartado de pescados puede optar por una lubina a las hierbas aromáticas (13), filetes de dorada con verduras al vapor (14), o gambón a la plancha (12), y en el de carnes por un escalope de lechal agridulce con calabacín frito (13), carre de cordero con pan perfumado (13) y filete de ternera (12).

La carta de vinos incluye referencias italianas y españolas. Hay un poco de todo pero falta una mayor definición y algunas botellas son demasiado caras.
Carmelina es una napolitana casada con un siciliano, Rosario (Rosario es nombre masculino en Italia). El matrimonio tiene desde hace 30 años un exitoso restaurante en Sttugart, y veranean en Cabo Roig en un chalé de su propiedad. Alegre y laboriosa, Carmelina se identifica con Murcia: «Esta ciudad es como Nápoles; tiene color y calor; durante 30 años no he conocido a nadie en Sttugart, y aquí ya conozco a todos».

Los postres no desmerecen del nivel señalado. Pida tiramisú (4), o fresas calientes con helado de vainilla y granos de pimienta verde fresca (5.50). Se agradece el talante y profesionalidad de Ahmed.

Bienvenidos a bordo. Hacía falta en Murcia un restaurante italiano de estas características.

CASA CARMELINA
Dirección: Plaza Puzmarina 2,
30004 MURCIA
Tfno: 968 22 10 17
Precio: 30/40 euros. Cierra domingo noche y lunes.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Perla Real Syrah 2002
Perla Real Syrah 2002

Bodegas Fernández, SA Avda. de Murcia, s/n Jumilla Tf. 968 780 559 e-mail: correo@bod-fernandez.com

(+) Más catas de vinos.