Taberna Doña Lola

Taberna Doña Lola

Taberna Doña Lola

No es fácil encontrar jóvenes que amen la cocina, que renuncien a la holganza de los días festivos y oficien en los fogones o atiendan las mesas de un restaurante. «Esta profesión es muy sacrificada; la gente joven no quiere tomar el relevo» son frases que se oyen a los veteranos de la hostelería.

Al final, felizmente, se imponen los genes, la llamada ancestral, como es el caso de los hermanos Abellán, Saqui, Balta y Nacho, quienes tras licenciarse en la Universidad se han decantado por la tradición familiar, opción consecuente y esperanzadora a tenor de los primeros resultados, y a poco que persistan en la línea emprendida les aguarda un futuro nada desdeñable.

En la España de hoy, afortunadamente, el cocinero, el maitre o el sumiller son profesionales respetados y bien remunerados.

Es el relevo que llega, las nuevas hornadas, el banderín de enganche para los herederos de quienes se lanzaron a la arena en condiciones mucho más precarias, cuando la restauración se llevaba a cabo en fondas y posadas, los viajantes eran los únicos comensales y sólo en días muy contados acudía alguna familia a festejar una onomástica.

Aunque se anuncia como taberna, Doña Lola recuerda más a un bistró; en todo caso se trata de una taberna con personalidad muy definida en la que conviven la pizarra y la tiza con un precioso mostrador de marquetería, las ristras de ñoras con el color remolacha de las paredes, el salvamantel y las servilletas de papel en textura de tela con los mandiles y las botellas de Moet Chandon.

Sin renunciar a las raíces hay un notable afrancesamiento, un refinamiento popular, sin olvidar que. los hermanos Abellán afrontan el reto de quitarle contundencia a la cocina murciana; se advierte en cosas tan simples como el revoltillo de morcilla (800), los huevos tristes con pisto y jamón, el solomillo de ibérico levemente perfumado con ajo chafao y unas patatas fritas gloriosas (1.400); el mondongo viudo (800), el rabo de toro con una salsa muy bien trabada, (superior a la del Burladero de Sevilla), el redondo de ternera, las sensacionales manitas de cerdo gratinadas con jabugo (800), la croqueta Doña Lola con el punto adecuado de nuez moscada (100 unidad), el pastel de chocolate y nueces, o unas memorables peras con helado de vainilla.

También es novedosa la puesta en escena: hay carta de vinagres y aceites: interesante el ecológico de Casa Pareja, de Jumilla, y el de Sublime, con varietales de arbequina, cornicabra y hojiblanca.

La carta de vinos también rezuma inquietud (los tres hermanos son sumilleres y Balta acaba de ser seleccionado con Pedro Martínez para representar a Murcia).

La instalación de la cocina es modélica, y prueba de su amor por el oficio, los hermanos Abellán se han propuesto convocar un taller e invitar a quienes deseen compartir sus experiencias culinarias.

Los precios son comedidos y, como nota sentimental, sepa que en Doña Lola puede degustar aquellos huevos de dos yemas que alegraron nuestra niñez. Reserve con antelación.

TABERNA DOÑA LOLA
Dirección: Pl. Cristo del Rescate, esquina a Simó García. MURCIA
Tfno.: 968 22 00 96
Horario: Abren a las 14 y a las 21 horas. Cierra domingos de agosto.
Precio: 1.500/4.000 ptas.


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

TOLI Sauvignon Blanc 2011
TOLI Sauvignon Blanc 2011

FINCA TOLI FRUTAS, SL Ctra. Jumilla - Ontur, km. 9 30520 Jumilla (Murcia) Teléf. 687 510 489 www.fincatoli.es e-mail: info@fincatoli.es

(+) Más catas de vinos.