LA BRAÑA / Cartagena

LA BRAÑA / Cartagena

Desde la terraza del restaurante La Capella se ve el mar de Altea. / J.M.G.

JOSÉ MARÍA GALIANA

No hay nada como un restaurante a orillas del mar para degustar pescados capturados la noche anterior, bocados de cardenal que los rastreadores de tesoros gastronómicos creían ya olvidados. De súbito, el amable jefe de sala del restaurante La Capella de Altea ofrece mero, idóneo para tomarlo a la brasa, un manjar marino que en los últimos años ha sido suplantado por la perca de El Nilo –pez de agua dulce que se trae desde el lago Victoria–, el pez espada, cuyo sabor y aspecto en nada se parece al mero, o la cherna, el que más se asemeja.

De ojos saltones y cuerpo de gran tamaño, su carne blanca y firme es única por su sabor yodado: con la espina y la cabeza se elaboran caldos memorables para arroces.

La ocasión merecía tomarlo con verduras cocinadas por separado (24 euros) que pecaron de exceso de aceite. Sin embargo, las croquetas, impecables, dejan en el paladar el punto justo, el rebozo crujiente y el leve sabor de la nuez moscada.

Hay comedores privados, pero el escenario invita a comer en la terraza y disfrutar del mar de Altea y de la sierra de Bernia, bajo un emparrado, olivos y una acacia que verdean los muros de la iglesia que corona ese laberinto de casitas encaladas, balcones y buganvillas.

La Capella es un restaurante popular de cuyos fogones se escapa un olorcillo de cocina casera con productos escogidos y esmero en los platos, viandas del terruño tan apetecibles como el surtido de salazones compartido con una cerveza Alhambra 125, las rebanadas de pan casero con tomate o, esta vez sí, el impoluto panaché de verduras a base de col, ajo tierno, guisante, calabacín, zanahoria, berenjena, calabaza, coliflor rebozada, espárragos verdes y finas lascas de buen jamón.

Los fines de semana, la clientela se desborda y los arroces se retrasan, el pan con tomate se hace con antelación y llega seco a la mesa, pero el apartado de arroces es muy alabado: meloso con dentón y verduras (15 euros), a banda, con costra, caldoso, de verduras, de pollo y una sustanciosa fideuá, plato competitivo de la paella en los años de transición del siglo XX y XXI. Los pescados (lubina, lomos de dorada, salmonetes, dentón, etc.), llegan a la mesa en su punto, como las carnes (solomillo, entrecot...) y la presa ibérica con boniato, cebolla y confitura de níspero.

Fabiola de Altea es un postre ligero con crema de manzana asada y helado de leche merengada.

La carta de vinos, bien provista, apuesta por la gama media: Fillaboa 07, un 100% albariño. Recomendable.

LA CAPELLA
San Pablo, 1. Altea.
www.lacapellaaltea.com
Tfno: 966 880 484.
Precio: 45/50 euros
Cierra: miércoles (en verano, sólo mediodía),
y tres semanas repartidas en febrero, septiembre y noviembre.
Puntuación: 7


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Las Reñas Monastrel -Shiraz Crianza ´99
Las Reñas Monastrel -Shiraz Crianza ´99

CNS ROSARIO Avda. de la Libertad, s/n Bullas

(+) Más catas de vinos.