BATISTE / Santa Pola

BATISTE / Santa Pola

Interior del restaurante

JOSÉ MARÍA GALIANA

El restaurante Batiste no ha perdido su condición de restaurante familiar. Referencia gastronómica y sentimental, paréntesis obligado de artistas, viajeros de comercio, empresarios y devotos del marisco en general, aún quedan tres empleados que llegaron a trabajar con Batiste, el fundador, fallecido hace veinticico años.

Se han cumplido ahora las bodas de oro del establecimiento, y la familia López Barroso, actuales propietarios, conservan en una de las paredes un óleo que devuelve su imagen con un fondo de barcas en la bahía de Santa Pola. Es más, Pepe López, ha mantenido la impronta marinera del local: fanales de cobre, paramentos, viguería, mesas y amplios ventanales de madera que se asoman al mar y a un pequeño jardín con buganvillas, jazmineros, ibiscus y una araucaria.

El servicio rezuma una antigua profesionalidad; se manifiesta al trinchar los pescados con aire y tono de satisfacción y autoridad. «En esta casa se cambia el aceite de manera constante» dice uno de los camareros de sala, y es evidente tras dar cuenta de un plato de boquerones de la bahía de Santa Pola, enharinados, crujientes y gustosos.

Pepe López trabaja materias primas escogidas. Con ellas se hacen frituras de suave rebozo, ancestrales guisos marineros, arroces suculentos y pescados recientes de litoral, a la sal si es dorada, a la plancha para la lecha o frito si es gallo Pedro.

El mayor reclamo es el marisco. Se expone en una concha de grandes proporciones colmada de frutos marinos: gambas blancas y rojas, quisquillas, langostinos de Vinaroz, cigalas, almejas, bogavantes, percebes....
De mayo a septiembre se cotiza el escaso y apetitoso langostino de Guardamar, al que anualmente se organizan unas jornadas gastronómicas compartidas con la ñora. De carne prieta debido a las condiciones del suelo, arenoso y sin fango, contribuye a una mejor depuración de su organismo.

Plato obligado es el arroz a banda. David, el cocinero, clasifica el tipo de pescado o morralla y lo pesa por separado para que no varie el sabor. Enriquecido con tropezones de atún, gambitas y calamar, es de grano suelto, jugoso y una pizca entero, como mandan los cánones, a excepción del ajo, demasiado agresivo. No es fácil eliminar viejas costumbres, y Pepe lo sirve aparte, para que cada cual lo tome a su gusto.

Una comida en Batiste merece un vino de gama media alta a precio asequible. No le dafraudará Clos María, 2005, de la D.O. Montsant, un blanco con ocho meses en barrica francesa y variedades de garnacha blanca, muscat y otras.

BATISTE
Avenida Fernando Pérez Ojeda, 6.
Santa Pola
Tfno: 965 411 485
Precio: 40 / 50 euros.
Comedores privados. Aparcamiento. No cierra
Puntuación: 7


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

VIÑA BETOLA Blanco 2010
VIÑA BETOLA Blanco 2010

Bodegas PÍO DEL RAMO Ctra. Almansa, s/n 02652 Ontur (Albacete) Tf. y Fax 967 323 230 e-mail: info@piodelramo.com www.piodelramo.com

(+) Más catas de vinos.