RESTAURANTE NOU MANOLÍN

RESTAURANTE NOU MANOLÍN

Los profesionales que atienden la barra de Nou Manolín. / J.M.G.

Vicente Castelló hace oídos sordos a la palabra jubilación. Ahora ha abierto en el cinturón de la ciudad una tienda de alimentación con productos muy seleccionados para que el cliente pueda comprar sin estar media hora dando vueltas para aparcar.

A Raimundo González (Rincón de Pepe) lo denunciaron porque tenía la papela de jubilado y seguía yendo al restaurante, hasta el extremo de que le permitían estar sentado en la barra pero no podía entrar a la cocina. Unos se jubilan voluntariamente a los 52 años y otros lloran lágrimas negras porque no les dejan trabajar, y eso que ambos han dignificado la restauración de sus ciudades.

Vicente acertó al diversificar el negocio y abrir Piripi, un restaurante regentado por su hijo en las inmediaciones de El Corte Inglés: es curioso que, con el mismo fundamento culinario, la clientela sea diferente.

Nou Manolín tiene la de siempre, porque se ha convertido en patrimonio sentimental y gastronómico de varias generaciones que lo recuerdan por las reducidas dimensiones de la barra, un espacio muy amanoso donde las fuentes y bandejas se ofrecen cercanas y sugerentes, de tal modo que el cliente accede a la barral y todo le apetece. Hay cestos de mimbre con lecho de laurel en los que se alinean berenjenas, tomates, espárragos, calabacines, pepinos y pimientos, y también grandes champaneras con hielo picado para preservar el exultante frescor de la quisquilla, la gamba roja y la cigala, boquerones, salmonetes, pescadillas y lenguados pequeños escogidos para sutiles frituras en aceite de oliva virgen, renovado cuando es preciso y ligero de rebozo, razón por la que no queda grasa en la blonda.

No falta la orza con el cacillo para servir el gazpacho, ni las palas de hueva y de mojama de atún de almadraba apiladas, y si usted mira al alto cielo, verá que cuelgan gloriosos jamones de Joselito, el mejor del mercado.
Precursor del menú largo y estrecho, el cliente que accede al local queda sorprendido por la cantidad y variedad de viandas, pide unos cogollos de Tudela con ventresca y anchoa de bota, gulusmea el plato de jamón con patatas fritas y pimientos de Padrón (¡ojo!, suelen picar a finales del verano), se relame con la tinta de los sepionets de la bahía, mira de soslayo el plato de rellenos de cocido que paladea el vecino y, en ese instante crucial, considera que un día es un día y pide un par de cigalas hervidas antes de decantarse por alguno uno de los guisos de día: lentejas estofadas, potaje de garbanzos, olleta de trigo, guisado de rape, espinacas a la crema, albondigas al vino...

Todo lo expuesto aquí se sirve tanto en el reservado del sótano como en la primera planta del restaurante. Sin embargo, los incondicionales prefieren estar de pie o sentados en un taburete, codo con codo, conversando y gozando de los olores, colores y sabores de las viandas, y de las atenciones de los profesionales que atienden la barra.

NOU MANOLÍN
C/ Villegas, 3. Alicante
Tfno: 965 200 368
Precio: 30 /50 euros.
Comedores privados.
No cierra
Puntuación: 8


Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Evine Monastrell 2003
Evine Monastrell 2003

Bodegas y Viñedos Evine, S.L. Paraje Las Cabezuelas Yecla. Tel.: 968 718 250

(+) Más catas de vinos.