Super-vivencia

Super-vivencia

Compradores en un supermercado / LV

Un supermercado es un microcosmos habitado por unos seres vivos que se mueven e interactúan según unos códigos de conducta determinados por el ecosistema y modificados y perpetuados por la tradición: estos seres vivos se llaman consumidores. La supervivencia en este ecosistema depende del conocimiento de estos comportamientos y su adaptación a los mismos. Pero eso ya lo dijo un tal Darwin.

Empecemos por los lineales, que así llaman los enteraos a las estanterías, que digo yo que son ganas de inventarse palabras. Estos individuos habitantes de los supermercados tienen la curiosa costumbre de no tener en cuenta a aquellos congéneeres que se encuentran parados buscando con la mirada algún producto, siendo sí que ora pasan por delante sin esbozar siquiera una mirada de disculpa, otrora se paran directamente interceptando la búsqueda.

Sigamos por los mostradores en los que se atiende, por ejemplo la pescadería. Cuídese muy mucho, mientras espera, de manifestar su preferencia por aquella cola de merluza. Casi con toda seguridad, habrá atraído la atención de otro consumidor que tiene un número anterior al suyo y que se llevará la preciada pieza, en la que antes ni había reparado.

¿Y lo de los números? Otro número. Hé aquí a esta señora que coge el numerito y se larga del mostrador para ir echando al carrito otros productos. Usted coge su número, observa que apenas quedan dos personas por delante y cuando, ufano, ya se prepara para hacer su pedido, empiezan a aparecer señoras como por arte de magia mostrando números anteriores al suyo. Si, si; siento decirlo, pero son señoras las que hacen esta jugada.

Y llega el momento de pagar; es decir, de hacer cola. Y ahí está ese consumidor/ora que lleva dos o tres artículos en la mano, poniendo cara de cordero degollado, detrás de esa señora con el carrito cargado hasta las cartolas, esperando a ver si se cruzan sus miradas y aquella se apiada y pronuncia las palabras mágicas: «pase usted, si solo lleva eso».

El climax se alcanza cuando el lector de códigos falla con un producto del comprador que tenemos justo delante.
Lo dicho; pura supervivencia.


RECETAS

Empanadillas de berenjena

Empanadillas de berenjenaPues sí señor: empanadillas de berenjena. Y, además, las vamos a hacer al horno, para que sean más ligeras y menos aceitosas. Venga. Abrimos logitudinalmente las berenjenas, les hacemos a su carne unos cortes en red, salpimentamos, espolvoreamos orégano ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Ajo

AjoHerodoto contaba, 450 años antes de Cristo, que los egipcios se lo daban a los esclavos que construían las pirámides para fortalecer sus músculos. Aristófanes dice que los soldados griegos lo consumían para obtener mayor ardor (guerrero, no de estómago). ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Mahonesa ligera

Mahonesa ligeraPodemos hacer una mahonesa que sea ligera y, además, aromatizarla al gusto. Para ello, mezclaremos 3 cucharadas soperas de mahonesa con dos de yogur natural. Añadiremos la ralladura de la piel de un limón (o de naranja, que le aportará una nota cítrica ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.