Comidas de empresa

Comidas de empresa

Comida de empresa / LV

Muchos son los peligros que acechan en estas procelosas fechas navideñas. Uno corre el grave riesgo de encontrarse por la calle con una persona que dice conocerle del colegio, de la OJE o de un congreso de espiritismo al que nunca asistimos, y verse obligado a decir aquello de «¡ah, claro, hombre, cómo no voy a acordarme!» ocultando con una media sonrisa que uno no tiene ni repajolera idea.
Uno debe afrontar reuniones familiares en las que comparte mesa y mantel con individuos completamente desconocidos –y lo que es peor, con sus camadas– que resultan ser primos segundos, terceros, o incluso primos de Bilbao. Item más, nos vemos forzados a gastanos un fortunón en lotería para no hacerles un feo al tendero de la esquina, al novio de Lolita, a la tía Pancracia o al colega del trabajo –o al mismísimo jefe–, que en estas señaladas fechas todos nos asaltan.

Pero la trampa saducea por excelencia, el Rubicón de las Navidades, las Horcas Caudinas del Marry Christmas... es la comida de empresa. ¡Ay, amigos, cuan malévola institución, esta de la comida de empresa! Más se parece a una pista americana, a un campo minado o a una ruleta rusa que a una inocente celebración entre un grupo de compañeros de trabajo.

A la comida de empresa, por mucho que se intente evitar, se trasladan todas las tensiones, manías, envidias, recelos, enfrentamientos soterrados, celos profesionales, puñaladas traperas... que se viven día a día en el trabajo. Pero, encima, disfrazados bajo una falsa pátina de amistad y compañerismo más frágil que la moral de un concejal de urbanismo.

Por ende, los efluvios alcohólicos tan propios de estas cuchipandas evaporan inhibiciones, desmantelan prudencias y abren el tablacho a inconveniencias de las que después, atemperado el precoma etílico, nos arrepentiremos amargamente.

Disfrazadas por manteles y cristalería, en las comidas de empresa pareciera que las tensiones y distancias entre jefes y subordinados desaparecieran. Craso error, amigo mío si llega a ese convencimiento a la altura de los cafés. Cantar con los jefes el Asturias, patria queridaaaa-a no es una patente de corso.
Recuérdelo. Por su bien.


RECETAS

Arroz con pollo y setas

Arroz con pollo y setasEs difícil encontrar un plato más económico y más sabroso. Troceamos la pechuga de pollo. Esta vez queremos que los trozos se vean. La colocamos en un bol con un chorrito de salsa teriyaki (para los aventureros). Opcionalmente, salpimentamos y reservamos ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Terror en el hipermercado

Terror en el hipermercado«Empujando mi carrito, /lleno de Quench y Mielitos; /Mari Pili va muy mona /con su faldita de goma, /uúh! « Si, toda una premonición la canción que cantaban Alaska y los Pegamoides hace ya tres décadas (¿ya?). La verdad es que los supermercados de entonces ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Patatas asadas y doradas

Patatas asadas y doradasUna especie de guarnición universal. Lavamos bien la piel de unas patatas nuevas. Las envolvemos en papel albal y las pinchamos con un tenedor o un pincho. Las asamos a 180 grados durante 30 minutos al horno. Las abrimos longitudinalmente y las doramos ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.