La sal de la tierra

La sal de la tierra

Cristales de sal marina/ LV

En el trivial, cotidiano y casi mecánico acto diario de aliñar una ensalada o salar una sopa un poco sosa se encierra en realidad una parcela importante de la historia de la Humanidad. Nada menos. No se puede entender el paso del hombre por este valle de lágrimas sin su relación con el cloruro sódico, sal común o sal marina, el condimento más antiguo usado por el hombre. Desde los albores de nuestra especie, los primeros humanos no sólo buscaron la cercanía de fuentes de agua.

También comprendieron pronto la importancia de contar con depósitos de sal accesibles: la sal es necesaria para el organismo humano y además conserva los alimentos, lo que favoreció el abandono del nomadismo y la aparición de los primeros asentamientos humanos.

La sal ha sido moneda de cambio, impuesto y salario –el término salario, derivado del latín salarium, proviene de sal y deriva de la cantidad de sal que se le daba a un trabajador, en particular, a los legionarios romanos, para poder conservar los alimentos. Ha sido objeto de especulación y motivo de guerras. Su capacidad para proteger los alimentos de la descomposición provocó que muchos pueblos primitivos le concedieran un carácter sagrado. De hecho los romanos ponían sal en la boca de los recién nacidos (hay que ver las cosas que les hacemos a los pobres neonatos). Las víctimas de sacrificios eran espolvoreadas con sal para que fueran aceptadas por los dioses, lo cual no resultaba un consuelo para las víctimas..

Tras siglos de Gran historia, la sal común parece que había pasado al olvido (claro... con ese nombre) hasta que llegaron los mediáticos cocineros españoles y empezaron a poner en solfa y a descubrirnos otras sales. Hoy, no hay un habitual de restaurantes de nivel que no haya oído hablar de la sal Maldon. La famosa sal la produce en el condado de Essex una pequeña empresa familiar que con solo dos productos (la sal y pimienta en grano) factura diez millones de euros al año, con una plantilla de 14 personas. Exportan el 70% de lo que producen sin haber dedicado ni un euro (¡perdón, ni una libra!) a la pro moción.

Y es que no hay mejor salario que el que un gurú de la cocina te toque con su vrita mágica.


RECETAS

Arroz con pollo y setas

Arroz con pollo y setasEs difícil encontrar un plato más económico y más sabroso. Troceamos la pechuga de pollo. Esta vez queremos que los trozos se vean. La colocamos en un bol con un chorrito de salsa teriyaki (para los aventureros). Opcionalmente, salpimentamos y reservamos ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Terror en el hipermercado

Terror en el hipermercado«Empujando mi carrito, /lleno de Quench y Mielitos; /Mari Pili va muy mona /con su faldita de goma, /uúh! « Si, toda una premonición la canción que cantaban Alaska y los Pegamoides hace ya tres décadas (¿ya?). La verdad es que los supermercados de entonces ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Patatas asadas y doradas

Patatas asadas y doradasUna especie de guarnición universal. Lavamos bien la piel de unas patatas nuevas. Las envolvemos en papel albal y las pinchamos con un tenedor o un pincho. Las asamos a 180 grados durante 30 minutos al horno. Las abrimos longitudinalmente y las doramos ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.