Ensaladilla de verano

Ensaladilla de verano

Cuando los primeros conquistadores españoles hollaron el entonces llamado Nuevo Mundo, no vieron otra explicación a la alarmante y generalizada flojera de vientre que asolaba por igual a soldados, clérigos y marinos que una maldición de los paganos dioses incas, una especie de oprobiosa venganza por los desmanes de las huestes invasoras. Así, los Lope de Aguirre, los Francisco de Orellana o los Jaime de Quesada bautizaron tan molesta afección con el nombre de «El mal de Moctezuma». Continuando con la tan humana tradición de quitarse la mierda de encima, más tarde, los ingleses denominaron a las seguidillas «El mal español». Luego la medicina habló de diarrea y por fin, el vulgo, mucho más gráfico en sus expresiones, lo catalogó como cagalera. Así, a secas (Bueno, no tan a secas, ustedes me entienden).

En nuestros tiempos, de multitudinario veraneo playero, chiringuitos de dudosa alcurnia, aperitivos de desconocida edad y mayonesas de ignota genealogía, deberíamos haber bautizado al despeñamiento intestinal como «El mal ruso», siendo así que un porcentaje importante de los des barates de vientre que se producen por estas fechas tienen por origen la llamada ensaladilla rusa. No obstante, y en pro de las buenas relaciones interna cionales, se hace necesario precisar que la denominación ensala dilla rusa procede de la cocina francesa –Nestor Lujan dixit– y es conse cuencia, según cuenta otro investigador, el milanés Marco Guarnaschelli, de «la riqueza de sus ingredientes y su costo excepcional», propio de los aristócratas rusos que holgaban en la Francia de la Belle Epoque.

¿Riqueza de sus ingredientes?, ¿Costo excepcional?, se preguntará el dilecto oyente, acostumbrado a la vulgar y humilde ensaladilla que trasie ga en Casa Paco. Amigos, pero es que ésa no es la ensaladilla que se metian entre pecho y espalda los tales aristócratas. A los ingredientes bási cos como patatas, guisantes, zanahoria o huevo duro, añadiánle fruslerí as tales como langostinos, trufas, esturión ahumado y caviar. Claro que para encagarruciarse no es necesaria tanta ambrosía.

Un mal éste, llámese como se quiera, asaz vergonzante y embarazoso, que amén de inconfesable, se muestra sumamente inoportuno, pues la urgencia de su llamada no admite demora. Así que, si ustedes me perdonan.


RECETAS

Arroz meloso al vermú rojo

Arroz meloso al vermú rojoEmpezamos haciendo un buen sofrito con la cebolla, el ajo y el pimiento rojo bien picados lo más finamente posible. Cuando la verdura esté blanda, añadimos los dos tomates, pelados y picados también. Subimos el fuego, dejamos que se vaya la humedad aportada ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

De Gütenberg a Zuckerberg

De Gütenberg a ZuckerbergLa gastronomía, considerada como el conjunto de los aspectos históricos, sociales, económicos, nutricionales, científicos y técnicos relacionados con la alimentación humana no se entiende sin la existencia de una labor de estudio y análisis y de difusión ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Gazpacho que no repite

Gazpacho que no repitePara evitar que un gazpacho nos esté recordando su existencia toda una tarde, podemos blanquear la cebolla y el ajo. para ello, podremos el ajo y la cebolla que vayamos a utilizar, pelados y limpios, en una olla con agua hirviendo. Los sacamos a los dos ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Escarche 2011
Escarche 2011

Bodegas Hacienda del Carche Ctra. de El Carche, km. 8,3 Apd. de Correos 257 30520 Jumilla (Murcia) Teléf. 968 108 248 E-mail: info@haciendadelcarche.com www.haciendadelcarche.com ...

(+) Más catas de vinos.