Terror en el hipermercado

Terror en el hipermercado

«Empujando mi carrito, /lleno de Quench y Mielitos; /Mari Pili va muy mona /con su faldita de goma, /uúh! « Si, toda una premonición la canción que cantaban Alaska y los Pegamoides hace ya tres décadas (¿ya?). La verdad es que los supermercados de entonces eran muy diferentes a los de hoy pero hay cosas que se mantienen ajenas al paso del tiempo. Muchas luces de neón, muchas escaleras mecánicas (¡uy uy uy!), mucha tecnología y mucho marketing neurosensorial, pero sigue subyaciendo en estos espacios un trasfondo de mercado tradicional del que estos espacios no se despegan. El pobre de plantilla sigue estando en la puerta, a la espera de la moneda del carrito. Que hasta para eso hay clases. Porque los hay que eliminan el concepto de ‘limosna’ de la dádiva por el método de ayudar a los clientes a guardar las bolsas en el coche. Dentro, a poco que se estropee en cualquiera de los puestos el dispensador de turnos, sale la fiera que llevamos dentro y empieza el achique de espacios, el marcaje al hombre (o mujer), los intentos de saltarse la cola... actividad en la que algunas abuelas son unas estrategas. Se supone que en una de estas superficies está todo estudiado al milímetro para, de manera sumamente sutil, llevar al consumidor a comprar: la música, la disposición de los lineales, la ‘caída’ de los carritos, los colores... y al final, como en la plaza de abastos: una propia dando la turra por todos los pasillos anunciando las ofertas a voz en grito. Especial atención en la cola de la caja si se le ha olvidado un artículo, vuelve a por él y no calcula bien el tiempo antes de que le toque... porque le quitarán la vez. Ah, y pasará lo mismo que cuando conduce por una vía atascada: al llegar a las cajas, indefectiblemente elegirá la cola que va más lenta. Ya sabe: horror en el ultramarino.


RECETAS

Empanadillas de berenjena

Empanadillas de berenjenaPues sí señor: empanadillas de berenjena. Y, además, las vamos a hacer al horno, para que sean más ligeras y menos aceitosas. Venga. Abrimos logitudinalmente las berenjenas, les hacemos a su carne unos cortes en red, salpimentamos, espolvoreamos orégano ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Ajo

AjoHerodoto contaba, 450 años antes de Cristo, que los egipcios se lo daban a los esclavos que construían las pirámides para fortalecer sus músculos. Aristófanes dice que los soldados griegos lo consumían para obtener mayor ardor (guerrero, no de estómago). ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Mahonesa ligera

Mahonesa ligeraPodemos hacer una mahonesa que sea ligera y, además, aromatizarla al gusto. Para ello, mezclaremos 3 cucharadas soperas de mahonesa con dos de yogur natural. Añadiremos la ralladura de la piel de un limón (o de naranja, que le aportará una nota cítrica ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.