El regreso

El regreso

Bueno, pues ya está. Un año más se acabó el rollo vacacional, consistente, para la inmensa mayoría de los españoles que pueden permitírselo (bastantes menos que hace una década, por cierto), de trasladarse de la aglomeración de las grandes ciudades, en las que nos apretujamos en reducidos espacios completamente vestidos, a las playas del común, espacios abiertos compuestos básicamente de arena y agua salda (que ya me contarán dónde está la comodidad, que la arena se te mete hasta en las entrañas y si echas un trago de ese agua vomitas hasta el píloro) donde nos apretujamos casi completamente desnudos. Pasamos así de la contemplación y el roce de anodinas vestimentas, a la de muy personales y nada sugerentes mollas, michelines, lorzas y descuelgues epidérmicos varios. Ya vuelve la sufrida ama de casa de su periodo de descanso completamente agotada, de tener que cocinar para toda la tropa veraniega (yayos y el novio de la nena incluidos) y de realizar todas las tareas domésticas de siempre pero en una casa que no es la suya, de limpiar la mierda que trae la familia al apartamento (vistas al mar, reflejado sobre las ventanas del edificio contiguo) cada día y de tener que gestionar toda la logística playera (bañadores, flotadores, toallas, protección 50, snorckel, chanclas, nevera, sillas playeras, sombrillas...) Y ya vuelve el sufrido padre de familia con quemaduras de tercer grado sumido en un trastorno de identidad disociativo, harto por un lado del trajín estival pero con un nudo en la garganta ante la perspectiva de reencontrarse con sus horarios laborales (un 20 % más largos que los de hace cinco años) y sus emolumentos (un 40% más bajos). Pero no pasa nada. El rito se ha cumplido un año más; hemos estado de vacaciones (unos privilegiados) y ahora toca afrontar todo un catálogo de síndromes.


RECETAS

Arroz con pollo y setas

Arroz con pollo y setasEs difícil encontrar un plato más económico y más sabroso. Troceamos la pechuga de pollo. Esta vez queremos que los trozos se vean. La colocamos en un bol con un chorrito de salsa teriyaki (para los aventureros). Opcionalmente, salpimentamos y reservamos ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Terror en el hipermercado

Terror en el hipermercado«Empujando mi carrito, /lleno de Quench y Mielitos; /Mari Pili va muy mona /con su faldita de goma, /uúh! « Si, toda una premonición la canción que cantaban Alaska y los Pegamoides hace ya tres décadas (¿ya?). La verdad es que los supermercados de entonces ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Patatas asadas y doradas

Patatas asadas y doradasUna especie de guarnición universal. Lavamos bien la piel de unas patatas nuevas. Las envolvemos en papel albal y las pinchamos con un tenedor o un pincho. Las asamos a 180 grados durante 30 minutos al horno. Las abrimos longitudinalmente y las doramos ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.