La salsa

La salsa

Es bastante conocida la historia del tomate aunque, por rocambolesca, guarda muchas curiosas anécdotas. Como por ejemplo, que una de las primeras referencias históricas que nos ha llegado de su cultivo viene de las crónicas de los conquistadores españoles. Bernal Díez del Castillo relata que en el año 1538 fue capturado por unos nativos en la actual Guatemala, y que siguiendo aquella máxima de que «todo lo que corre, nada o vuela, a la cazuela», se lo quisieron comer. Detalla el conquistador que la cazuela destinada a tal fin estaba aderezada con sal, ají (pimientos) y tomates. Naturalmente nos ha llegado el testimonio documentado gracias a que el Bueno de Bernal se libró –la historia no dice cómo– de acabar en el estómago de los indios. El caso es que conocemos el tomate en Occidente gracias a que Cristóbal Colón cometió una de las mayores (y más afortunadas) cagadas de la historia, topando con un continente cuando buscaba descubrir otro. Bueno, el tomate, las patatas y muchos otros productos que hoy son básicos de la cocina española. Lo curioso es que todavía en el siglo XVI, ya introducida la tomatera en Europa, se tenía por planta y fruto muy venenosos. No se utilizó convertido en salsa hasta principios del siglo XVIII en Italia. Y, ya ven, en algo más de 200 años, este humilde fruto, y esta sencilla salsa transformaron radicalmente la cocina de ese país. Hasta entonces, la tradicional pasta se comía aderezada con salsas hechas a base de mantequilla o aceite. Hoy, como todos sabemos, no se entiende la cocina italiana –ni la española por cierto– sin la salsa de tomate. Y otra curiosidad: la primera vez que aparece el tomate en un libro de cocina inglés formando parte de una receta fue en 1758, pero, en realidad, con la consideración de una receta exótica. Lo cual, tratándose de un recetario inglés, no deja de ser una redundancia.


RECETAS

Empanadillas de berenjena

Empanadillas de berenjenaPues sí señor: empanadillas de berenjena. Y, además, las vamos a hacer al horno, para que sean más ligeras y menos aceitosas. Venga. Abrimos logitudinalmente las berenjenas, les hacemos a su carne unos cortes en red, salpimentamos, espolvoreamos orégano ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Ajo

AjoHerodoto contaba, 450 años antes de Cristo, que los egipcios se lo daban a los esclavos que construían las pirámides para fortalecer sus músculos. Aristófanes dice que los soldados griegos lo consumían para obtener mayor ardor (guerrero, no de estómago). ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Mahonesa ligera

Mahonesa ligeraPodemos hacer una mahonesa que sea ligera y, además, aromatizarla al gusto. Para ello, mezclaremos 3 cucharadas soperas de mahonesa con dos de yogur natural. Añadiremos la ralladura de la piel de un limón (o de naranja, que le aportará una nota cítrica ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.