Pasta gansa

Pasta gansa

Harina mezclada con agua y a la cual se puede añadir sal, y, opcionalmente, huevo. Fácil, ¿no?; simple, ¿no? Pues eso es básicamente, la pasta. Uno le puede luego dar a eso las formas que se le pasen por la cabeza: tiras, lacitos, tubos, láminas… pero sigue siendo lo mismo: pasta. Y luego a eso uno le puede poner salsas, porque la pasta… apenas sabe a nada; es un contenedor de sabores, como pueden serlo el arroz o las patatas, por ejemplo. Vayamos con otra cosa: imaginen ustedes un trozo de masa de pan, unas rodajas de salchichón, un poco de salsa de tomate y algo de queso. Nada más simple, más tradicional, más alejado de la gran cocina, esa que vende países por todo el mundo. Bueno pues eso es una pizza. Pasta y pizza, los dos pilares de la gastronomía italiana… que se come fuera de Italia, porque, lógicamente, la gastronomía italiana es mucho más extensa y variada. Pero una pizza o un plato de espaguetis le resuelve a uno una comida esté en Madrid, en Nueva York o en Buenos Aires. Algunos de mis amigos italianos seguramente me retiren la palabra (un rato) después de leer esto, pero es increíble lo que Italia ha conseguido para su marca-país con algo tan simple y tan, en principio, gastronómicamente pobre como estos dos productos. Es verdad que históricamente la emigración italiana ha sido masiva y ha llevado a casi todos los rincones del mundo su cocina, y especialmente, a Estados Unidos, pero, ¡demonios! nosotros tuvimos un imperio donde no se ponía el sol y no hemos sabido difundir nuestra gastronomía de esa manera. De hecho, lo que ha ocurrido es que hemos permitido que nos la robaran. La famosa tortilla francesa es una receta de un cartujo que fue robada por las tropas napoleónicas, y uno de los fondos básicos de la gran cocina clásica francesa es la salsa ‘demi-glace’: en 1627 se celebraron en París las bodas de Luis XIII con María Ana de Austria, infanta española e hija de Felipe III, con la participación de a algunos cocineros españoles. Su éxito se debió a una de las salsas que habían llevado éstos, a quienes nunca se les había ocurrido darle nombre –lo de siempre, no creer en lo nuestro–. Los franceses la llamaron salsa española. Así nos va.


RECETAS

Albóndigas ligeramente picantes con arroz

Albóndigas ligeramente picantes con arroz Ponemos en un bol la carne picada. La salpimentamos, añadimos la nuez moscada rallada y el tomillo seco. Añadimos también el huevo entero. Picamos muy finamente la cebolla, el ajo y el tomate y lo añadimos también al conjunto, que amasaremos delicadamente ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Ensaladilla de verano

Ensaladilla de veranoCuando los primeros conquistadores españoles hollaron el entonces llamado Nuevo Mundo, no vieron otra explicación a la alarmante y generalizada flojera de vientre que asolaba por igual a soldados, clérigos y marinos que una maldición de los paganos dioses ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

El test del huevo

El test del huevoSaber si un huevo de gallina está en condiciones de ser consumido es sencillo. No hay más que meterlo en un recipiente con agua. Si el huevo se va directamente al fondo, es fresco. Si se va al fondo pero se queda en posición vertical, es que está empezando ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

 

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Ceperos Monastrell Crianza 1999
Ceperos Monastrell Crianza 1999

I. A. LOS CEPEROS S. L. Pago Los Ceperos 30430 Bullas Tf.: 968 27 13 70 Fax: 968 27 13 26 E-mail: info@losceperos.com

(+) Más catas de vinos.