La sala

La sala

La ascensión a los altares del paraíso gastronómico de los jefes de cocina ha dejado olvidados a otros profesionales de la restauración que son tan importantes, o más, en el empreño de que la experiencia de un comensal sea perfecta. Son los camareros y jefes de sala. Afortunadamente hay grandes profesionales, pero hemos de advertirles de la posibilidad de que se encuentren con algunos tipos muy especiales. Así, tenemos al ‘estirado’. Más tieso que la mojama, cejijunto y como replegado sobre sí mismo, nos recibe parapetado con los brazos cruzados sobre las cartas, que uno no sabe si ha entrado en un restaurante, o en una sala de la Audiencia Nacional. Gesto adusto, porte funerario, habla cortante, aportará cierto aire de cobrador del frac que nos está perdonando alguna deuda. Mucho peor se presenta la velada si uno se encuentra con en especímen de la clase ‘colega’. Huyan de él como de la peste, o dénle un buen corte a primeras de cambio, o convertirá su comida o cena en una sucesión de sonrisas forzadas ante las sucesivas interrupciones gratuitas que sufrirá. Es aquel que nos recibe como si fuéramos su ‘cuñao’ que llega a su casa a tomarse unas cervezas y a ver un derby en la tele, y que se toma las confianzas propias de un cuñado, por tanto. Sanguíneo y expansivo romperá el ambiente que usted tanto había buscado para esa cena. Si llega al extremo de contar un chiste, levántese y váyase. Luego está el tipo ‘untuoso’. De maneras florentinas parece más un cortesano de un reino medieval que un jefe de sala. De mano blanda, algo entrado en carnes , se mostrará como el campeón de la amabilidad hasta llegar a ser empalagoso. En su exagerado servilismo le hará sentir como un potentado explotador o como un concejal de urbanismo corrupto forrado hasta las trancas. Quizá usted lo sea, pero tampoco es la cuestión que se lo recuerden en un restaurante. Y por fin está el tipo ‘asfixiado’. Un agonías que parece permanentemente sobrepasado por el trabajo, aquejado de un permanente ataque de ansiedad que, sudoroso e hiperactivo, nos meterá una inyección de estrés a nuestra velada. Afortunadamente, son los menos. Digo yo.


RECETAS

Albóndigas ligeramente picantes con arroz

Albóndigas ligeramente picantes con arroz Ponemos en un bol la carne picada. La salpimentamos, añadimos la nuez moscada rallada y el tomillo seco. Añadimos también el huevo entero. Picamos muy finamente la cebolla, el ajo y el tomate y lo añadimos también al conjunto, que amasaremos delicadamente ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Ensaladilla de verano

Ensaladilla de veranoCuando los primeros conquistadores españoles hollaron el entonces llamado Nuevo Mundo, no vieron otra explicación a la alarmante y generalizada flojera de vientre que asolaba por igual a soldados, clérigos y marinos que una maldición de los paganos dioses ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

El test del huevo

El test del huevoSaber si un huevo de gallina está en condiciones de ser consumido es sencillo. No hay más que meterlo en un recipiente con agua. Si el huevo se va directamente al fondo, es fresco. Si se va al fondo pero se queda en posición vertical, es que está empezando ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

 

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Ceperos Monastrell Crianza 1999
Ceperos Monastrell Crianza 1999

I. A. LOS CEPEROS S. L. Pago Los Ceperos 30430 Bullas Tf.: 968 27 13 70 Fax: 968 27 13 26 E-mail: info@losceperos.com

(+) Más catas de vinos.