La servilleta

La servilleta

Algo tan trivial, tan cotidiano como una servilleta tiene detrás una historia que lleva nada menos que a Leonardo Da Vinci (1452-1419). Escultor, científico, astrónomo, biólogo, físico, matemático… ha pasado a la Historia como paradigma del hombre del Renacimiento y su figura ha sido objeto de miles de estudios y ensayos. Entre sus facetas menos conocidas está su gran afición a la cocina, que le llevó a inventar mil y un ‘gadgets’, diríamos ahora, propios del menaje culinario. De hecho, ofició, durante un tiempo como maestro de festejos y banquetes –lo que hoy llamaríamos director de alimentos y bebidas– de Ludovico el Moro, señor de Milán. En las ‘Anotaciones de cocina’ recogidas en el Códex Romanoff, se espanta –creemos que más bien con razón– de la costumbre de su señor de amarrar ¡conejos! a las sillas de los convidados a su mesa «para que puedan limpiarse las manos sobre los lomos de las bestias». Es una cruda aproximación a las «curiosas» costumbres de urbanidad de su tiempo. Un buen día, Leonardo observó el lamentable estado en el que quedaban los manteles de su señor, tras una de esas juergas, así que se puso a pensar. «He ideado que a cada comensal se le dé su propio paño, que, después de ensuciado por su mano y su cuchillo, podrá plegar para, de esta manera, no profanar la apariencia de la mesa con su suciedad». Total que acababa de inventar la servilleta, o el mantel individual, o las dos cosas en una. Claro que, como ocurrió con muchos de sus inventos, adelantado a su época, tampoco en esto fue entendido. Según dejó escrito el embajador florentino en Milán, cuando Leonardo dispuso en un banquete tales paños, «nadie sabía cómo utilizarlos. Algunos se dispusieron a sentarse sobre él, otros se sirvieron de él para sonarse las narices, otros más envolvían con él las viandas que escondían en las faltriqueras».
De ahí al uso de servilletas de papel desechables, que se popularizó en EE UU en la década de los 50, han cambiado mucho las cosas. Afortunadamente, también la costumbre de limpiarse las manos en el lomo de un conejo .


RECETAS

Empanadillas de berenjena

Empanadillas de berenjenaPues sí señor: empanadillas de berenjena. Y, además, las vamos a hacer al horno, para que sean más ligeras y menos aceitosas. Venga. Abrimos logitudinalmente las berenjenas, les hacemos a su carne unos cortes en red, salpimentamos, espolvoreamos orégano ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Ajo

AjoHerodoto contaba, 450 años antes de Cristo, que los egipcios se lo daban a los esclavos que construían las pirámides para fortalecer sus músculos. Aristófanes dice que los soldados griegos lo consumían para obtener mayor ardor (guerrero, no de estómago). ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Mahonesa ligera

Mahonesa ligeraPodemos hacer una mahonesa que sea ligera y, además, aromatizarla al gusto. Para ello, mezclaremos 3 cucharadas soperas de mahonesa con dos de yogur natural. Añadiremos la ralladura de la piel de un limón (o de naranja, que le aportará una nota cítrica ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.