La historia de un grano

La historia de un grano

El arroz es un ingrediente sin el cual no se puede explicar la gastronomía española, de hecho, la más reconocida internacionalmente, gracias a la socorrida paella. Y aunque es en el Delta del Ebro donde se encuentra la mayor superficie de su cultivo, (más que en Valencia, como podría pensarse), ha sido en las cocinas del Levante y sur de la península donde más protagonismo ha adquirido este cereal, considerado alimento básico en muchas culturas culinarias. El arroz es el segundo cereal más producido en el mundo, tras el maíz y fuente de la quinta parte de las calorías que consume la humanidad.
Su origen se remonta a hace 7.000 años en el sudeste asiático; hacia el 800 a.c. llegó a Europa meridional. Los romanos pasaron olímpicamente de su cultivo y consumo, por lo que su paso por Hispania no nos dejó ninguna semilla. Al final, fueron los moros los que lo introdujeron en la Península Ibérica en el 700 d.c., y de aquí, al resto de Europa
Y aquí en nuestro ‘solar patrio’, el humilde cereal de fruto blanco viviría una azarosa historia. Cuando la península fue reconquistada (Isabel y Fernando, tanto monta, monta tanto) los cristianos abandonaron su cultivo, llegando a estar casi prohibido. La cosa es que las ‘autoridades sanitarias’ de la época observaron que en las zonas de los arrozales se producían con frecuencia epidemias que provocaban un sin número de víctimas mortales, así que los genios de entonces coligieron que la causa era... el pobre arroz. Conclusión obvia a semejante argumento: prohibir su cultivo. Claro que, cuando unos cientos de años más tarde se comprobó que no existía tal relación causa efecto, los rentables arrozales volvieron a extenderse.
Como en muchos otros lugares, estas prohibiciones eran incumplidas sistemáticamente en la zona de Calasparra, (ya saben, aquello de ¡que si quieres arroz, Catalina!) hasta que su cultivo se oficializó en 1908. Hasta 1928, el Ayuntamiento de Calasparra no registró la marca.
Una fecha que marcó el destino de la localidad.


RECETAS

Empanadillas de berenjena

Empanadillas de berenjenaPues sí señor: empanadillas de berenjena. Y, además, las vamos a hacer al horno, para que sean más ligeras y menos aceitosas. Venga. Abrimos logitudinalmente las berenjenas, les hacemos a su carne unos cortes en red, salpimentamos, espolvoreamos orégano ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Ajo

AjoHerodoto contaba, 450 años antes de Cristo, que los egipcios se lo daban a los esclavos que construían las pirámides para fortalecer sus músculos. Aristófanes dice que los soldados griegos lo consumían para obtener mayor ardor (guerrero, no de estómago). ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Mahonesa ligera

Mahonesa ligeraPodemos hacer una mahonesa que sea ligera y, además, aromatizarla al gusto. Para ello, mezclaremos 3 cucharadas soperas de mahonesa con dos de yogur natural. Añadiremos la ralladura de la piel de un limón (o de naranja, que le aportará una nota cítrica ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.