El salario

El salario

La sal es el condimento más antiguo usado por el hombre. Desde los albores de nuestra especie, los primeros humanos no solo buscaron la cercanía de fuentes de agua. También comprendieron pronto la importancia de contar con depósitos de sal accesibles: la sal es necesaria para el organismo humano y además conserva los alimentos, lo que favoreció el abandono del nomadismo y la aparición de los primeros asentamientos humanos. La sal y el fuego son dos elementos clave en el discurrir de la historia del hombre.
Después, la sal ha sido moneda de cambio, impuesto y salario –el término salario, derivado del latín ‘salarium’, proviene de sal y deriva de la cantidad de sal que se le daba a un trabajador, en particular, a los legionarios romanos, para poder conservar los alimentos. Ha sido objeto de especulación y motivo de guerras. Su capacidad para proteger los alimentos de la descomposición provocó que muchos pueblos primitivos le concedieran un carácter sagrado. Y ahora, en las sociedades desarrolladas, opulentas (está por ver por cuánto tiempo) la sal se ha convertido en el silente enemigo que acecha nuestra salud. Los españoles tomamos de media 9,8 gramos de sal a día, según un informe de la Federación Española de Nutrición, es decir, casi el doble de los cinco gramos que recomienda la Organización Mundial de la Salud. Cinco gramos de sal viene a ser una cucharada sopera colmada. Pero ojo, si va usted a calcular la sal que toma al día no debe contar exclusivamente los ‘pellizcos’ que le pone los guisos. El sodio, que es el componente peligroso, nos entra por otras vías: cubitos de caldo, sopas preparadas, salsas, aperitivos, condimentos de todo tipo... Incluso el pan contribuye de forma importante al aporte de sodio. Y el asunto no es baladí. Se calcula que 2,5 millones de personas mueren al año por complicaciones relaciondas con el consumo excesivo de sodio. Así que, ya saben: aquí también tendremos que recortar… el salario. Aunque, en este caso, por nuestro bien.
Cosas de la crisis.


RECETAS

Arroz con pollo y setas

Arroz con pollo y setasEs difícil encontrar un plato más económico y más sabroso. Troceamos la pechuga de pollo. Esta vez queremos que los trozos se vean. La colocamos en un bol con un chorrito de salsa teriyaki (para los aventureros). Opcionalmente, salpimentamos y reservamos ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Terror en el hipermercado

Terror en el hipermercado«Empujando mi carrito, /lleno de Quench y Mielitos; /Mari Pili va muy mona /con su faldita de goma, /uúh! « Si, toda una premonición la canción que cantaban Alaska y los Pegamoides hace ya tres décadas (¿ya?). La verdad es que los supermercados de entonces ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Patatas asadas y doradas

Patatas asadas y doradasUna especie de guarnición universal. Lavamos bien la piel de unas patatas nuevas. Las envolvemos en papel albal y las pinchamos con un tenedor o un pincho. Las asamos a 180 grados durante 30 minutos al horno. Las abrimos longitudinalmente y las doramos ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.