El nombre de las cosas

El nombre de las cosas

Las cosas solo existen si se nombran. Ya saben; en el principio fue el verbo. Nuestra forma de percibir la realidad está íntimamente conectada con nuestra capacidad de compartimentarla a través del lenguaje. En medicina, identificar una enfermedad nueva consiste en agrupar una serie de síntomas bajo un nombre. Podemos conocer un tipo de comportamiento que consiste en guardar compulsivamente todo tipo de objetos perfectamente inútiles, montones ingentes de basura, pero hasta que no decidimos nombrar a ese conjunto de comportamientos ‘Síndrome de Diógenes’ , no lo aislamos como algo patológico. Para definir algo, hay que nombrarlo, etiquetarlo y eso lo saben muy bien los gurús del márqueting y sus más declarados aliados, los sociólogos. Por esa razón es tan importante poner nombres a las categorías que se definen en un estudio sociológico o demoscópico –aventureros, integrados, conservadores, compulsivos– para definir, por ejemplo patrones de comportamiento ante el acto de la compra; por eso en medicina y siquiatría se ponen nombres a los síndromes, una palabra, por cierto, usada en medicina desde Galeno; por eso Humberto Eco tituló una de sus más conocidas obras ‘Apocalípticos e integrados’. Claro que en este furor nominativo siempre se producen algunos excesos. El último: Los ‘niños Colón’ «Y eso, que eh lo que eh?», se preguntarán ustedes. Nada tiene que ver con tiernos infantes inmaculadamente pulcros, por lo de ‘Colón lava más blanco’, no. Son aquellos niños que, presas del consumismo, expuestos a los masivos impactos de los estímulos publicitarios van por la calle apuntando con el dedo diciéndoles a sus espantados padres: «Papá, mamá, lo quiero». ¿Y lo de Colón? Pues recordando la famosa estatua del descubridor de América señalando con el dedo el Nuevo Mundo.
Ustedes mismo.


RECETAS

Merluza en tempura y pisto

Merluza en tempura y pistoUn plato sabroso y un bocado delicado... siempre que tengamos cuidado de no pasarnos en la cocción del pescado. En una sartén amplia ponemos a pochar a fuego lento con un poco de aceite la cebolla cortada en una juliana muy fina. A los 10 minutos añadimos ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Bares

Bares«Bares, qué lugares ...» reza esta canción que hizo furor hace unos años. Es obvio que sus intérpretes, el grupo Gabinete Caligari, eran chicos de tierra adentro. En caso contrario, su canción podría haber comenzado de otra manera: «chiringuitos, qué

(+) VER MAS.
TRUCOS

Calabaza en los sofritos

Calabaza en los sofritosPruebe a utilizar calabaza cortada en brunoise fina (cubitos muy pequeños) en los sofritos para guisos, arroces o salsas. Haga el sofrito de siempre con cebolla, tomate, ajo y/o pimientos. Cuando esté casi hecho, suba el fuego y añada la calabaza. Remueva ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Heredad Candela Petit Verdot 2004
Heredad Candela Petit Verdot 2004

Bodegas Señorío de Barahonda . Fax: 968 792 351 www.barahonda.com

(+) Más catas de vinos.