El nombre de las cosas

El nombre de las cosas

Las cosas solo existen si se nombran. Ya saben; en el principio fue el verbo. Nuestra forma de percibir la realidad está íntimamente conectada con nuestra capacidad de compartimentarla a través del lenguaje. En medicina, identificar una enfermedad nueva consiste en agrupar una serie de síntomas bajo un nombre. Podemos conocer un tipo de comportamiento que consiste en guardar compulsivamente todo tipo de objetos perfectamente inútiles, montones ingentes de basura, pero hasta que no decidimos nombrar a ese conjunto de comportamientos ‘Síndrome de Diógenes’ , no lo aislamos como algo patológico. Para definir algo, hay que nombrarlo, etiquetarlo y eso lo saben muy bien los gurús del márqueting y sus más declarados aliados, los sociólogos. Por esa razón es tan importante poner nombres a las categorías que se definen en un estudio sociológico o demoscópico –aventureros, integrados, conservadores, compulsivos– para definir, por ejemplo patrones de comportamiento ante el acto de la compra; por eso en medicina y siquiatría se ponen nombres a los síndromes, una palabra, por cierto, usada en medicina desde Galeno; por eso Humberto Eco tituló una de sus más conocidas obras ‘Apocalípticos e integrados’. Claro que en este furor nominativo siempre se producen algunos excesos. El último: Los ‘niños Colón’ «Y eso, que eh lo que eh?», se preguntarán ustedes. Nada tiene que ver con tiernos infantes inmaculadamente pulcros, por lo de ‘Colón lava más blanco’, no. Son aquellos niños que, presas del consumismo, expuestos a los masivos impactos de los estímulos publicitarios van por la calle apuntando con el dedo diciéndoles a sus espantados padres: «Papá, mamá, lo quiero». ¿Y lo de Colón? Pues recordando la famosa estatua del descubridor de América señalando con el dedo el Nuevo Mundo.
Ustedes mismo.


RECETAS

Arroz con pollo y setas

Arroz con pollo y setasEs difícil encontrar un plato más económico y más sabroso. Troceamos la pechuga de pollo. Esta vez queremos que los trozos se vean. La colocamos en un bol con un chorrito de salsa teriyaki (para los aventureros). Opcionalmente, salpimentamos y reservamos ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Terror en el hipermercado

Terror en el hipermercado«Empujando mi carrito, /lleno de Quench y Mielitos; /Mari Pili va muy mona /con su faldita de goma, /uúh! « Si, toda una premonición la canción que cantaban Alaska y los Pegamoides hace ya tres décadas (¿ya?). La verdad es que los supermercados de entonces ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Patatas asadas y doradas

Patatas asadas y doradasUna especie de guarnición universal. Lavamos bien la piel de unas patatas nuevas. Las envolvemos en papel albal y las pinchamos con un tenedor o un pincho. Las asamos a 180 grados durante 30 minutos al horno. Las abrimos longitudinalmente y las doramos ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.