Ocio

Ocio

Uno de los inventos que caracterizan este mundo moderno es el de la sociedad del ocio. Ya ven ustedes, qué cosa; la sociedad del ocio. Consiste el tal invento en que ese estulto, paradójico y voluble ser que es llamado humano se deslome diariamente trabajando para producir cosas que no necesita y se angustie luchando ferozmente por una porción de lo que llaman dinero, para poder consumir otra porción de lo que denominan ocio. Pero, precisemos. Lo que es un invento del hombre contemporáneo no es el ocio, sino la sociedad de ocio, que, por si no se habían dado ustedes cuenta, no es sino un amable eufemismo de la sociedad de consumo.
El ocio, el ‘otium’ de los latinos, ya estaba inventado hace mucho tiempo. Los griegos fueron los maestros del ocio contemplativo y los romanos del ocio hedonista. Los puritanos y calvinistas siempre le han puesto pegas al ‘panem et circensis’, pero, si vamos a ser sinceros, ya me dirán ustedes a qué aspiramos la mayoría de los mortales si no es a tener la andorga llena y a no dar un palo al agua. ¿O no?. Total, que si consideramos que ocio quiere decir inacción, holganza, asueto, reposo, hemos de concluir que desde nuestros más remotos orígenes, los hombres, a la par que íbamos alcanzando la condición de bípedos, íbamos propendiendo a la horizontal.
Consiste la tal sociedad en que el hombre ocupe el poco tiempo que le deja su trabajo en trabajar en otras cosas. Y así se han desarrollado maldades tales como el bricolage, el veraneo o el fin de semana a cientos de kilómetros de la residencia. Los españoles del XVIII entendían esto del ocio de otra manera. Existía entonces un verbo, ya en desuso, ‘Ociar’, que significaba: «Divertir a alguno del trabajo en que está empleado, haciéndole se entretenga en otra cosa que le deleite». Pero, como ya digo, está en desuso.


RECETAS

Mújol del Mar Menor asado

Mújol del Mar Menor asadoPedimos en la pescadería que nos limpien bien los pescados y nos los abran sin quitar la espina central (nos quedarán más jugosos que si la quitamos). Ya en casa, los lavamos bajo el grifo y los secamos con papel de cocina. En una sartén amplia pochamos ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

La eterna juventud

La eterna juventud El miedo está en el origen de la conservación de alimentos. El miedo al futuro inmediato, a la incertidumbre ante los días venideros, a la inseguridad provocada por las guerras y las hambrunas… en definitiva, el miedo al desabastecimiento, a la falta ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Caldo de jengibre

Caldo de jengibreCuando hagamos un caldo de ave o de verduras, sea para hacer sopas o consomés o para conservar para elaborar salsas, podemos añadir un buen trozo de jengibre fresco. Aportará un toque fresco y ligeramente picante y exótico que resultará muy agradable ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.
Casa Cisca 2003
Casa Cisca 2003

Bodegas Castaño Ctra. Fuenteálamo, 3 30510 Yecla Tf.: 968 79 11 15 Fax: 968 79 19 00 E-mail: info@bodegascastano.com

(+) Más catas de vinos.