Simposium

Simposium

Una de las ramas del turismo moderno es la de congresos, centros de producción de pingües beneficios para conferenciantes y asesores en general. En la mayoría de los casos no importa demasiado cuáles sean los contenidos de estas alegres reuniones: el desarrollo de las nuevas tecnologías de la información a la luz de la Teología de la Liberación, o el futuro de la hormiga roja del Amazonas, tanto da. Para los congresistas es un pretexto para pegarse un viaje, establecer contactos –profesionales y de los otros– correrse unas cuantas juergas y perderse del curro unos días. Para los ponentes, una oportunidad para rentabilizar su holganza, darse aires de grandeza... y correrse unas cuantas juergas. Todo muy inofensivo.
Pero, ¡ay, amigos y amigas mías! empezad a temer lo peor si vuestra pareja o cónyuge os informa de que tiene previsto asistir a un simposio. En Atenas se denominaba ‘simposium’ a una reunión nocturna de bebedores. Eso sí, de bebedores intelectuales: sus asistentes especulaban sobre las ideas platónicas, por un poner, y de paso se ponían como odres.
Lo curioso de la historia es que la moda de los simposium la impusieron ¡los espartanos! Hay que precisar que no por ello ha de desmerecer su fama de ascetas, porque inventaron ad hoc una sopa ritual que debía consumirse en estas reuniones: la sopa negra. Un infecto brebaje, tan diabólico y repugnante que su probable creador, el legislador Licurgo, acabó siendo lapidado y expulsado de Esparta.
Así que, amigos y amigas mías, si vuestra pareja decide asistir a un congreso sobre ‘La gastronomía del Alto Aragón’ o a unas jornadas sobre tecnología molecular de los alimentos, aguantad el tirón. La cosa no es grave. Pero si declara su intención de acudir a un simposio –aunque sea sobre ‘Química y física de la cocina sobre lava volcánica’ en la isla de Lanzarote–, empezad a preocuparos.


RECETAS

Empanadillas de berenjena

Empanadillas de berenjenaPues sí señor: empanadillas de berenjena. Y, además, las vamos a hacer al horno, para que sean más ligeras y menos aceitosas. Venga. Abrimos logitudinalmente las berenjenas, les hacemos a su carne unos cortes en red, salpimentamos, espolvoreamos orégano ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Ajo

AjoHerodoto contaba, 450 años antes de Cristo, que los egipcios se lo daban a los esclavos que construían las pirámides para fortalecer sus músculos. Aristófanes dice que los soldados griegos lo consumían para obtener mayor ardor (guerrero, no de estómago). ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Mahonesa ligera

Mahonesa ligeraPodemos hacer una mahonesa que sea ligera y, además, aromatizarla al gusto. Para ello, mezclaremos 3 cucharadas soperas de mahonesa con dos de yogur natural. Añadiremos la ralladura de la piel de un limón (o de naranja, que le aportará una nota cítrica ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.