Los demás

Los demás

Son las cuatro de una indolente tarde de verano. 35 grados a la sombra. En la zona (un área turística con profusión de edificios de apartamentos) solo se oye el tenue rumor del calmado Mediterráneo y alguna despistada gaviota. Es la hora de la siesta y parece que, salvo una pareja de alemanes y un solitario pescador que prueba suerte en una orilla plagada de algas, todos los demás habitantes se dedican a la tan española costumbre de dormirla a la sombra. De pronto una explosión de música pseudobrasileña, procedente del equipo de música de un coche, rompe abruptamente el silencio. A un individuo (un padre de familia) no se le ha ocurrido otra cosa que poner el volumen a toda pastilla para marcarse unos pasos de baile con su hija pequeña. Pasados los primeros momentos de confusión, se empiezan a oír las primeras protestas. Tras unos momentos de indecisión, entra en el coche y baja el volumen. Todo parece indicar que se ha dado cuenta de su error y ha rectificado. ¡Ja! Mete a la niña en el coche, arranca, mientras, furibundo, espeta hacia las ventanas: «¡Irse a Madrid a dormir!» y desaparece quemando ruedas y dando, así, un magnífico ejemplo de civismo a su retoño.
Es decir, el susodicho individuo no solo considera que puede romper a golpe de decibelios la tranquilidad de los demás, dado que él es de aquí, y está aquí, y ésta es su casa; deduce también que la mayoría de los ocupantes de las viviendas de esa zona son de Madrid y, por fin, concluye que su condición foránea les inhabilita para protestar. Ya ese pensador universal, Miguel Gila, retrató muy gráficamente esa línea de pensamiento: «Si no aguantan una broma, que se vayan del pueblo». ¡Cómo le iría al turismo en esta región sin los madrileños, los catalanes, los vascos, los cántabros o los calagurritanos! Pues eso.


RECETAS

Arroz con setas de cardo

Arroz con setas de cardoP aella o tartera al fuego con chorrito de aceite. Sofreímos lentamente la cebolla cortada muy fina (unos 15 minutos) y el tomate (hasta que se evapore la humedad que aporta). Incorporamos la mitad de los tallos de las setas picados muy finamente. Dejamos ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

La ciudad elevada

La ciudad elevadaExisten referencias al trigo en la alimentación humana en las tablillas de escritura cuneiforme de la civilización de Sumer, en zonas que hoy ocupa la moderna Irak. Después, el trigo pasó del valle del Nilo a las civilizaciones griega y romana, y de

(+) VER MAS.
TRUCOS

Cuajado de pisto

Cuajado de pisto Salteamos a fuego vivo en una sartén o wok cebolla, pimiento rojo y verde y tomates, todo cortado en cubitos. Salpimentamos, añadimos dos o tres cucharadas de salsa de tomate y cuajamos unos huevos a modo de revuelto. Un exquisito cuajado para comer así, ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Perla Real Syrah 2002
Perla Real Syrah 2002

Bodegas Fernández, SA Avda. de Murcia, s/n Jumilla Tf. 968 780 559 e-mail: correo@bod-fernandez.com

(+) Más catas de vinos.