Per-fumus

Per-fumus

Se les puede ver arracimados en torno a las puertas de los bares. Ajenos a las inclemencias del tiempo, con la mirada clavada en las baldosas de la acera o perdida en un corto horizonte de ladrillos y ventanas. Cabizbajos o reflexivos, muchos con el rictus característico del perseguido, del desplazado, aspiran ávidos el humo de sus cigarrillos. Si. Son los fumadores, los nuevos arcángeles expulsados del paraíso del manchado mostrador.
Y así, el paraíso, los bares, han quedado libres de humo y ahora resulta... que huelen. Sí señores; los bares huelen. Y huelen a todo aquello a lo que antes no olía porque todo lo tapaba el humo de los cigarrillos, que a modo de prosaico incienso perfumaba (del latín ‘per ’y ‘fumare’: «producir humo») el establecimiento . Y resulta que los bares huelen al Chanel nº cinco de la señora que acaba de entrar, funcionaria ella, a tomarse el café de las 11 (que si todavía fuera la Monroe, pues bueno); huele a ‘tigre’, a ‘humanidad’ reconcentrada en cuanto el número de clientes alcanza una curva crítica; huele a las trabajadas axilas del camarero, que lleva unas cuantas horas trabajando, y a las mil y una fritangas de un solo aceite, y al maldito ambientador de pino con el que se pretende taparlo todo, consiguiendo, en cambio, una espantosa mezcla de aromas. Precisamente, ese mismo ‘per-fumus’ era usado profusamente por los nobles en la Edad Media y por los aristócratas de siglos posteriores para intentar disimular los hedores propios de una higiene sumamente laxa.
Cuando Patrick Süskind escribió El perfume –1985– en este país no había ley antitabaco y Sara Montiel ya cantaba aquello de «Fumar es un placer...» Ahora, el protagonista de esa gran novela sería feliz en un bar y a la sin par Montiel habrìa que perseguirla por apología cuando canta aquello de «dame el humo de tu boca, anda, que así me vuelvo loca».


RECETAS

Costillas dos cocciones

Costillas dos coccionesPonemos en una cazuela la cebolla vieja, el nabo, las zanahorias peladas, la cabeza de ajos y el puerro, todo entero. Pelamos las patatas y las ponemos también enteras. Añadimos el costillar, la sal, el azúcar, el laurel, el romero y el vinagre. Incorporamos ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Cocina y memoria

Cocina y memoria¿Qué es lo que diferencia la nutrición de la gastronomía, la ingesta del placer, el acto de alimentarse del gozo de hacerlo? La emoción. En el primer caso hablamos de una función utilitaria, alimentarse para vivir; en el segundo, de una función lúdica, ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Sopas

Sopas Si usted tiene un buen caldo de marisco, de pescado, de pollo o de carne, tiene un primer plato resuelto en pocos minutos. Trocee pan del día anterior, póngalo a dorar en una sartén con un chorro de aceite de oliva y un par de ajos. Retire los ajos ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Alceño joven 2001
Alceño joven 2001

Pedro Luis Martínez, S.A. Barrio Iglesias, 55 Jumilla

(+) Más catas de vinos.