Catering

Catering

Digo yo que veo lógico que nuestro idioma se vea invadido de anglicismos en aquellas áreas científicas o técnicas donde no rascamos bola. Al fin y al cabo, tras el «que inventen ellos» viene el «que nombren ellos», así que ajo y agua. Pero lo que me parece ya el colmo es que al proceso por el cual una empresa especializada te coloca en un congreso o en una reunión de amigos una de callos y tres pepitos de ternera, por un poner se le llame catering. ¡A no, eso si que no!. Porque en cuestiones del yantar la Gran Bretaña nada nos tiene que enseñar, así que no veo la razón para que adoptemos el anglicismo sin más reflexiones.

De entrada, los orígenes de la infiltración en el castellano de esta voz son poco presentables. Se puso de moda gracias a la aviación comercial, que designaba con ella a la empresa dedicada a elaborar, empaquetar, transportar y entregar la comida para los pasajeros. ¡Ah, aquellos menús de Iberia, aquel indescriptible zumo de naranja. Uno, casi deseaba atravesar una zona de turbulencias para ver si el efecto batidora nos ayudaba a la digestión o nos enviaba directamente al servicio del avión.

Las cosas han mejorado bastante, menos en lo del nombre: catering. Esta palabra procede del verbo inglés to cat, que significa ‘abastecer’, ‘proveer de comida’, y catering, por lo tanto, ‘abastecimiento’, ‘servicio de comidas’ o ‘servicio de comedor’.

Introducida en el castellano se ha cargado de un plumazo palabras como aprovisionamiento, suministro, abasto, provisión, abastecimiento, avituallamiento, intendencia.

Pase lo de los aviones, que ahí es todo muy anglo y muy internacional. Pero, hombre, denominar como catering el proceso por el cual Pepe, el del bar Froilán, manda a su chico a casa de la tía Gumersinda para que le lleve una cazuela de caracoles, pues me parece como fuera de lugar, como un chiste de Forges. ¿Se imaginan ustedes que al brigada Romerales se le llamara brigada de catering?. Se hacía objetor, seguro.

Pues eso, dejémonos de catering cuando estemos en tierra. Además, las palabras las carga el diablo. Empezamos llamando así a la comida y acabamos comiento como ellos. Y eso, no, eso sí que no.


RECETAS

Albóndigas ligeramente picantes con arroz

Albóndigas ligeramente picantes con arroz Ponemos en un bol la carne picada. La salpimentamos, añadimos la nuez moscada rallada y el tomillo seco. Añadimos también el huevo entero. Picamos muy finamente la cebolla, el ajo y el tomate y lo añadimos también al conjunto, que amasaremos delicadamente ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Ensaladilla de verano

Ensaladilla de veranoCuando los primeros conquistadores españoles hollaron el entonces llamado Nuevo Mundo, no vieron otra explicación a la alarmante y generalizada flojera de vientre que asolaba por igual a soldados, clérigos y marinos que una maldición de los paganos dioses ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

El test del huevo

El test del huevoSaber si un huevo de gallina está en condiciones de ser consumido es sencillo. No hay más que meterlo en un recipiente con agua. Si el huevo se va directamente al fondo, es fresco. Si se va al fondo pero se queda en posición vertical, es que está empezando ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

 

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Ceperos Monastrell Crianza 1999
Ceperos Monastrell Crianza 1999

I. A. LOS CEPEROS S. L. Pago Los Ceperos 30430 Bullas Tf.: 968 27 13 70 Fax: 968 27 13 26 E-mail: info@losceperos.com

(+) Más catas de vinos.