Chinos

Chinos

Una de las opciones más recurridas cuando se presenta la ocasión de comer fuera de casa, o, simplemente, cuando nuestro frigorífico adquiere las características del desierto de Gobi, es un restaurante chino. Un peculiar establecimiento que puede estar regentado por un cantonés, un taiwanés, o un vecino de Torre Pacheco, y que siempre huele a salsa de soja. El establecimiento.

Curiosa historia, esto de los chinos (los restaurantes). Se pusieron de moda hace algo más de una década y su proliferación fue el banderín de enganche de una inmigración legal y de otro tipo de actividades menos confesables.

Recuerdo que en Madrid tenía debajo de mi casa uno de estos negocios: modesto, de a 600 pesetas el cubierto, que sólo se llenaba los fines de semana. Sin embargo, a eso de las cuatro de la madrugada, con sus puertas cerradas, era centro de reunión de individuos que aparcaban tal colección de coches de lujo que para sí querría el sultán de Brunei. Extraña hora para comer Chop suei.

De la misma forma que en la viña del señor, de todo hay en el arrozal de Ho Chi Min. O sea, que hay chinos y chinos. No olvidemos que a Deng Siao Ping se le atribuye la difusión de aquél proverbio chino que después hizo suyo ese adalid de la pragmática que fue Felipe González: "No importa que el gato sea blanco o negro, lo que importa es que cace . Y gato por liebre es lo que hay que evitar que a uno le den.

¿Alguna vez se han preguntado por qué es tan dificil reconocer en un chino lo que se están comiendo?. Pues la cosa viene de Confucio, que en contra de la creencia generalizada, no fundó una religión ni elaboró corriente filosófica alguna: simplemente prescribió un código de conducta, de buenas costumbres.

Durante siglos, los chinos han considerado un acto de barbarie servir una pieza de carne entera, de modo que se reconociera al animal. "Nos sentamos a la mesa a comer, no a despedazar carroñas», reza otro proverbio chino. Esta recomendación determinó el tamaño de los pedazos de las viandas, que debían ser aptos para un solo bocado, y provocó la aparición del instrumento adecuado para llevárselo a la boca: los palillos.

Lo del arroz es un cuento chino. Se come con los dedos. Y si no, prueben a comerse un caldero con palillos.


RECETAS

Arroz con pollo y setas

Arroz con pollo y setasEs difícil encontrar un plato más económico y más sabroso. Troceamos la pechuga de pollo. Esta vez queremos que los trozos se vean. La colocamos en un bol con un chorrito de salsa teriyaki (para los aventureros). Opcionalmente, salpimentamos y reservamos ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Terror en el hipermercado

Terror en el hipermercado«Empujando mi carrito, /lleno de Quench y Mielitos; /Mari Pili va muy mona /con su faldita de goma, /uúh! « Si, toda una premonición la canción que cantaban Alaska y los Pegamoides hace ya tres décadas (¿ya?). La verdad es que los supermercados de entonces ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Patatas asadas y doradas

Patatas asadas y doradasUna especie de guarnición universal. Lavamos bien la piel de unas patatas nuevas. Las envolvemos en papel albal y las pinchamos con un tenedor o un pincho. Las asamos a 180 grados durante 30 minutos al horno. Las abrimos longitudinalmente y las doramos ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.