El gorro de cocinero

El gorro de cocinero

Se han preguntado alguna vez de dónde viene la costumbre del gorro de cocinero? Porque, la verdad es que muy práctico no parece para quien está metido en la vorágine de una cocina profesional.

En principio, que las personas que trajinan entre fogones para proveer viandas a sus semejantes cubran los pelos de su cabeza parece una medida higiénica de puro sentido comúm, parecida a la obligación de colocarnos un horrendo gorro de baño cuando en una piscina pública. Pero esa cuestión práctica se resuelve con culaquier simple y humilde gorrito.

Como suele ocurrir con las prendas de vestir, a la función práctica del sombrero siempre le ha acompañado una función simbólica y aún más de identidad y diferenciación. El sombrero ha distinguido a tirios de troyanos, nobles de plebeyos, rojos de nacionales, urbanitas de rurales...Pero, además, con el sombrero, se han podido comunicar muchas cosas..

Como dice el refranero español: «Atrás, a lo charrán; alante, a lo tunante, al lao, a lo enamorao; y en medio, tonto sin remedio.» Y aquí está una de las claves. Esa nívea torre hace la función de una corona, de una gorra de plato con galones. Lo que se entiende comúnmente por gorro de cocinero, quien debe llevarlo es el chef, el jefe cocina, el artista creador, diferenciándose así de sus cocineros y ayudantes. Lo que ocurre es que ahora, ese gorro se lo pone cualquier matachín destripador de platos.

La primera mención histórica que se conoce de esta prenda la hace el abate Coyer, jesuita preceptor del príncipe de Turena quien describe al cocinero como un hombre que viste ricamente, lleva espada al cinto (otro signo de nobleza), luce diamantes en sus dedos y que se distingue del duque de Orleans por el gorro que usa y no más. Careme, el cocinero de Talleyrans, tenía un gran gorro de raso con pequeñas flores de oro y no se lo quitaba en sus dominios ni ante Alejandro de Rusia. Y ese es otro uso del sombrero.

Durante la Edad Media, descubrirse la cabeza era un símbolo de servidumbre ante el señor feudal. A la Iglesia medieval le encantó este gesto y lo adoptó, exigiendo, a partir de entonces, que los hombres se descubrieran al entrar en un templo. De hecho muchos monarcas, e incluso el Sumo Pontífice, sólo permiten a personas muy significadas estar en su presencia cubiertas.

Pero volviendo a nuestros chefs, sus famosos gorros se generalizaron a partir de un congreso de Viena, que se celebró entre 1814 y 1815 y de donde proceden un gran número de platos y salsas que han llegado hasta nuestros días.


RECETAS

Bonito del norte al horno

Bonito del norte al hornoPediremos en la pescadería que nos abran los bonitos, les quiten las espinas centrales y les retiren las cabezas. Nos llevamos a casa los cuatro medios bonitos, los salpimentamos y reservamos. Pelamos las patatas, las cortamos en rodajas muy finas y hacemos ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Doble uso

Doble usoHistóricamente, el gran problema con el que se han enfrentado los grandes ejércitos no ha sido tanto el enemigo, como los condicionantes logísticos de su avance, su necesidad de mantener expeditas sus vías de suministro y, en definitiva, de mantener

(+) VER MAS.
TRUCOS

Patatas cocidas

Patatas cocidasLas patatas se rompen, se desmenuzan cuando son sometidas a bruscos cambios de temperatura. Así que para cocerlas y que queden enteras, hay que meterlas en el agua fría y dejar que progresivamente suba la temperatura. Posteriormente, fuera del fuego,

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.