Tesoro negro

Tesoro negro

Berenjena / LV

Madre putativa de nuestros pistos, receptáculo de una y mil maravillas, sutil y delicioso bocado, la berenjena tiene una de las historias más rocambolescas que pueda contar un vegetal comestible.

Sus orígenes fueron gloriosos. Procedente del este de La India, donde crecía de forma espontánea, la mitología hindú la considera como un regalo de los dioses al pueblo, ya que se entendía que el consumo de esta negra hortaliza proporcionaba paz al alma humana. Comparte, por tanto, santidad con las vacas, aunque no se libre de ser engullida.

Durante los siglos XIV y XV los árabes llevaron la planta a Europa y acabó extendiéndose por todo el Mediterráneo. Sin embargo, sus primeros pasos en Europa no fueron muy afortunados. Quizá su extraño color –¿Cuántas verduras negras conocen?– provocó que se le atribuyeran propiedades que provocaban locura a quien la consumía. Los botánicos de entonces, por ende, la tacharon de tóxica y maligna para el organismo. Y así, la pobre berenjena pasó de los fastos celestiales a ser denominada «manzana loca» y con tal injusto nombre fue catalogada. Vicena, un famoso médico árabe llegó a la ignominia de atribuirle enfermedades de la piel, ser poco nutritiva y causante de ataques epilépticos. Una infamia, vamos.

Pero en el siglo XVII la reputación de nuestra atribulada solanácea empezó a remontar de nuevo. ¿La razón? Pues que empezaron a atribuirle propiedades afrodisíacas, que es lo mejor que le podía pasar. Y es que ya se sabe que las cosas de la entrepierna tienen mucho tirón popular –no hay más que ver la televisión de ahora–. Y claro, a partir de ese afortunado momento, su cultivo se extendió e hizo su entrada triunfal en la cocina de los hogares.

Hoy nos hemos desengañado de su supuesta condición de excitante de la líbido –los de Almagro estarían buenos– lo que no empobrece a sus excelencias gastronómicas, a mayor gloria de nuestros paladares.


RECETAS

Albóndigas ligeramente picantes con arroz

Albóndigas ligeramente picantes con arroz Ponemos en un bol la carne picada. La salpimentamos, añadimos la nuez moscada rallada y el tomillo seco. Añadimos también el huevo entero. Picamos muy finamente la cebolla, el ajo y el tomate y lo añadimos también al conjunto, que amasaremos delicadamente ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Ensaladilla de verano

Ensaladilla de veranoCuando los primeros conquistadores españoles hollaron el entonces llamado Nuevo Mundo, no vieron otra explicación a la alarmante y generalizada flojera de vientre que asolaba por igual a soldados, clérigos y marinos que una maldición de los paganos dioses ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

El test del huevo

El test del huevoSaber si un huevo de gallina está en condiciones de ser consumido es sencillo. No hay más que meterlo en un recipiente con agua. Si el huevo se va directamente al fondo, es fresco. Si se va al fondo pero se queda en posición vertical, es que está empezando ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

 

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Ceperos Monastrell Crianza 1999
Ceperos Monastrell Crianza 1999

I. A. LOS CEPEROS S. L. Pago Los Ceperos 30430 Bullas Tf.: 968 27 13 70 Fax: 968 27 13 26 E-mail: info@losceperos.com

(+) Más catas de vinos.