Bostezos

Bostezos

Bostezos

Bostezar en público sin taparse la boca, permitiendo que nuestros interlocutores nos vean por ella hasta los higadillos, es considerado en nuestros tiempos signo de poca urbanidad. Sin embargo, en origen, la costumbre de colocar la mano delante no tenía por objeto evitar la exhibición de caries, ni demostrar buena crianza. Antes bien, era un gesto provocado por el miedo a que, en una de esas descontroladas exhalaciones, el alma, es decir, la vida, se nos escapara del cuerpo.

Naturalmente, es inútil reflexionar acerca de la lógica de las costumbres nacidas de supersticiones o creencias religiosas, porque, la verdad es que el método de colocar la mano para evitar que el alma se nos fuera volando, no parece muy eficaz. Pero no debemos deducir por ello que nuestros antepasados eran unos ociosos que ocupaban su tiempo en inventar tonterías de este calibre.

En la antigüedad, la mortalidad infantil era muy alta. Y los médicos la relacionaban con el hecho de que los bebés bostezaban continuamente... sin taparse la boca. Los médicos llegaron a recomendar a las madres que se mantuvieran vigilantes durante los primeros meses de vida de sus hijos para hacerlo por ellos.

Pero hay más: cuando bostezamos, además de taparnos la boca solemos pronunciar una frase de excusa. Otra vez, un signo de buena educación con una motivación en sus orígenes muy diferente. El hombre antiguo pedía perdón cuando bostezaba porque estaba exponiendo a sus vecinos al contagio de enfermedades, en unas épocas en las que la población era devastada cada cierto tiempo por diversas epidemias. Había observado que la acción de bostezar era contagiosa para quien la presenciaba. Y dedujo que, si el bostezo era un riesgo para quien bostezaba, ese riesgo podía transmitirse también a los demás.

Así que, ya saben, aunque estemos convencidos de que cuando bostezamos el alma no se nos va a ir por la boca -todo lo más la fuerza, especialmente a algunos políticos y presidentes de equipos de fútbol-, ni vamos a exportar enfermedades sin cuento, sigamos tapándonosla. Sobre todo si acabamos de comernos una tosta de cabrales.


RECETAS

Empanadillas de berenjena

Empanadillas de berenjenaPues sí señor: empanadillas de berenjena. Y, además, las vamos a hacer al horno, para que sean más ligeras y menos aceitosas. Venga. Abrimos logitudinalmente las berenjenas, les hacemos a su carne unos cortes en red, salpimentamos, espolvoreamos orégano ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Ajo

AjoHerodoto contaba, 450 años antes de Cristo, que los egipcios se lo daban a los esclavos que construían las pirámides para fortalecer sus músculos. Aristófanes dice que los soldados griegos lo consumían para obtener mayor ardor (guerrero, no de estómago). ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Mahonesa ligera

Mahonesa ligeraPodemos hacer una mahonesa que sea ligera y, además, aromatizarla al gusto. Para ello, mezclaremos 3 cucharadas soperas de mahonesa con dos de yogur natural. Añadiremos la ralladura de la piel de un limón (o de naranja, que le aportará una nota cítrica ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.