Metiendo presión

Metiendo presión

Olla express / LV

Dice una leyenda china que, en los tiempos en los que el hombre ingería la comida cruda, a un pastor de cerdos se le incendió el corral donde guardaba la piara; el buen hombre luchó en vano para salvar a los pobres gochos, pero en el intento, un agradable y desconocido aroma le embargó: un aroma a cochinillo asado. En ese momento se produjo la transición del crudo al cocinado en la alimentación humana.

Sea o no esto un cuento chino (que no es lo mismo que una leyenda) es el caso que está documentado que desde tiemnpos prehistóricos (y del descubrimiento del fuego, claro) el hombre ha cocinado los alimentos. Hasta la revolución industrial, que redujo drásticamente el número de sirvientes, no había aparecido la necesidad de máquinas que aliviaran un trabajo que hasta ese momento realizaban manos humanas.

Una de esas máquinas, de turbulento y accidentado origen, es la olla express u olla a presión. El 12 de abril de 1682 los hieráticos y escelentísimos miembros de la Royal Society de Londres, haciendo de tripas corazón, se trajinaron una cena elaborada mediante un sistema desconocido hasta entonces: lo que su inventor, el francés Denis Papin, uno de los pioneros de la energía del vapor, había bautizado como «digestivo de vapor» Parece ser que les encantó –lo cual no es significativo; no olvidemos que estamos hablando de ingleses–. Sin embargo, el artilugio constituyó un rotundo fracaso.

La pobre tecnología del momento dio lugar a que muchos usuarios de aquel «digestivo de vapor» vieran con espanto cómo su cena acababa estampando las paredes de su cocina. Incluso el digestivo envió al hospital a más de un pionero y no por una indigestión. Y, como en muchas otras cosas, fue el noble arte de asesinar al enemigo el que favoreció su desarrollo.

Napoleón, quien aseguraba que «un ejército marcha sobre su estómago», encontró un método de proveer de alimentos en conserva a sus soldados, gracias a un cocinero francés que introdujo una modificación en la olla de Papin y creó el primer método para cocer y esterilizar alimentos. Después ya se sabe, vino lo que vino; hasya la olla Magefesa, que ¡jamás puede explotar!


RECETAS

Empanadillas de berenjena

Empanadillas de berenjenaPues sí señor: empanadillas de berenjena. Y, además, las vamos a hacer al horno, para que sean más ligeras y menos aceitosas. Venga. Abrimos logitudinalmente las berenjenas, les hacemos a su carne unos cortes en red, salpimentamos, espolvoreamos orégano ...

(+) VER MAS.
CURIOSIDADES

Ajo

AjoHerodoto contaba, 450 años antes de Cristo, que los egipcios se lo daban a los esclavos que construían las pirámides para fortalecer sus músculos. Aristófanes dice que los soldados griegos lo consumían para obtener mayor ardor (guerrero, no de estómago). ...

(+) VER MAS.
TRUCOS

Mahonesa ligera

Mahonesa ligeraPodemos hacer una mahonesa que sea ligera y, además, aromatizarla al gusto. Para ello, mezclaremos 3 cucharadas soperas de mahonesa con dos de yogur natural. Añadiremos la ralladura de la piel de un limón (o de naranja, que le aportará una nota cítrica ...

(+) VER MAS.

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001
Monasterio de Santa Ana Tinto Monastrell 2001

Casa de la Ermita C/ Alfonso X, nº2, 1ºC- 30520 Jumilla (Murcia)

(+) Más catas de vinos.