Foie con huevo

14-06-2016

Foie con huevo

El tierno pan deslizándose sobre la almibarada superficie, empapándose de la primigenia y nutricia substancia, arremoliándose entre esas delicadas y crujientes puntillas, absorbiendo gotas oleaginosas, creando, en fin, una eterna mixtura que tinta los dedos, impregna los labios e inunda la boca de un sabor pleno, definitivo. Eso es lo que se llama...un par de huevos fritos. Comidos a la hispánica manera, o sea, con los dedos.  Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
El tierno pan deslizándose sobre la almibarada superficie, empapándose de la primigenia y nutricia substancia, arremoliándose entre esas delicadas y crujientes puntillas, absorbiendo gotas oleaginosas, creando, en fin, una eterna mixtura que tinta los dedos, impregna los labios e inunda la boca de un sabor pleno, definitivo. Eso es lo que se llama...un par de huevos fritos. Comidos a la hispánica manera, o sea, con los dedos.  Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huevos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huevos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huevos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huebvos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no podnremos sal. Cuando el agua lleguie a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, peero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. Enmedio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulve y crujiente será definitivo. Toda una bombra proteínica.
Pero no, hoy vamos a usar los huevos en algo más sofisticado.  Empezaremos pasando por una sartén unos espárragos trigueros  lo más delgados posible.  Cuando estén al dente los reservamos. Ponemos en una cazuelita agua.. Ojo: no pondremos sal. Cuando el agua llegue a ebullición, separamos el cazo del fuego y con ayuda de un cazo sopero, introducimos el huevo. La técnica necesita, en realidad que el agua contenga vinagre, pero eso es para que la clara se cierre sobre el huevo. En este caso, no vamos a usar la clara, así que no pondremos vinagre. A los tres minutos sacamos el huevo a un plato con una espumadera y recortamos todo lo que podamos de la clara. A continuación asamos a la plancha sin aceite un buen taco de foie y podemos montar el plato con mucho cuidado. Hacemos un nido con los espárragos. En medio, pondremos el taco de foie. Con mucho cuidado, romperemos la yema sobre el foie para que se derrame desde arriba y se quede en el fondo del plato. Pondremos un par de espárragos encima y, atención: añadiremos unas escamas de sal maldon y unas almendras garrapiñadas. Su toque dulce y crujiente será definitivo. Toda una bomba proteínica.

MÁS ARTÍCULOS...

Buscador

El Almirez

La cocina de cada día
de Pachi Larrosa.

Zarangollo con virutas de sepia
Zarangollo con virutas de sepia

Pelamos las cebollas y patatas, al calabacín le quitamos ambos extremos; a continuación cortamos estos ingredientes a rodajas, siendo las patatas más gruesas que el resto. Ponemos ...

(+) Más recetas de restaurantes.
ENVÍA TUS RECETAS
Envía tus recetas

Comparte tus recetas de cocina con los usuarios de laverdad.es

(+) ENVIAR.

VIÑA BETOLA Blanco 2010
VIÑA BETOLA Blanco 2010

Bodegas PÍO DEL RAMO Ctra. Almansa, s/n 02652 Ontur (Albacete) Tf. y Fax 967 323 230 e-mail: info@piodelramo.com www.piodelramo.com

(+) Más catas de vinos.